Elena Valenciano
La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano. Gustavo Cuevas / EFE

La ambigüedad a la hora de hablar, intencionada o accidental, está dando lugar a que algunos políticos vean inflados sus respectivos currículos.

Hace unos días el diario El país publicaba que el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos Gallego, figuraba como médico en la referencia oficial del Consejo de Ministros de la página web de la Moncloa y en la página web del Congreso de los Diputados, donde en el apartado de estudios se leía 'Medicina y Cirugía. Universidad de Valladolid'. Sin embargo, Tomás Burgos nunca se licenció en medicina, como después confirmó el Colegio de Médicos de Valladolid.

El propio presidente de este órgano colegiado, Antonio Otero, preguntado por este asunto, dijo que, anunque "alguna vez en la Facultad" se cruzó con él, no le constaba que fuera médico y terminara sus estudios.  "Cada uno hace o se deja hacer lo que quiere", reflexionó  sobre este asunto y añadió que, aunque era una "anécdota", no tenía " mucho sentido", que se pusiera en el currículo y luego nunca se rectificara.

La referencia sobre Burgos en la página de la Moncloa ya ha sido corregida y ahora especifica que " tiene formación universitaria en Medicina por la Universidad de Valladolid y es experto en gestión sanitaria".

Ahora le ha tocado el turno a la la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, quien en la ficha de la web del Parlamento Europeo figura como "licenciada en Derecho y Ciencias Políticas", a pesar de que nunca terminó ninguna de las dos carreras, como también explica El país.

Valenciano ha atribuido este dato erróneo a un problema de traducción y asegura que ha pedido que se subsane (todavía no se ha cambiado), aunque llama la atención que Valenciano no se haya dado cuenta hasta ahora, ya que formó parte de la Eurocámara entre 1999 y 2008.

La vicesecretaria general del PSOE, en su blog personal, en el apartado de su biografía, resume su formación con la frase: "Tiene estudios en Derecho y Ciencias Políticas", una fórmula lo suficientemente abierta como para conducir a la asunción de que se han cursado ambas carreras, pero sin mentir, ya que no se afirma que se haya licenciado en ellas.