Irán no suspende la venta de petróleo a los países europeos, pero impone nuevas condiciones

  • Jornada de confusión tras varias informaciones que señalaban que Irán amenazaba con dejar de vender petróleo a varios países europeos.
  • Irán quiere garantizarse el cobro por adelantado del crudo antes de exportarlo.
  • En caso de que se suspenda la venta, España habría recurrido a otros productores, en especial a Arabia Saudí.
El presidente iraní Mahmud Ahmadineyad
El presidente iraní Mahmud Ahmadineyad
EFE

Todo ha quedado en una gran confusión. En la mañana de este miércoles la cadena de televisión persa Press TV informó de que el Gobierno de Irán estaba estudiando suspender las exportaciones de petróleo a seis países europeos, uno de ellos España, en represalia por las sanciones energéticas y financieras de la UE por su programa nuclear. Sin embargo, lo que ha hecho el país presidido por Mahmud Ahmadineyad ha sido imponer nuevas condiciones para la compraventa de petróleo a los países europeos. El pequeño 'susto ' motivó durante la jornada un aumento de los precios del crudo en el mercado internacional.

El desconcierto cundió después de que a primera hora de la mañana se indicara que el ministerio iraní de Asuntos Exteriores había convocado a los embajadores de la Unión Europea acreditados en Teherán para comunicarles la suspensión de la venta de crudo. Minutos después, la televisión oficial en lengua persa IRIB precisó la información y aseveró que la reunión tenía como objetivo informar a los diplomáticos de que "Irán va a reconsiderar si sigue vendiéndoles petróleo".

Al término de la misma, el embajador de España en Irán, Pedro Villena, aclaró que la cita versó sobre las sanciones impuestas por los Veintisiete a Teherán, entre ellas el embargo petrolero, pero que en ningún momento se les comunicó la interrupción de las exportaciones de crudo. Momentos antes, Villena había explicado a los ministros españoles de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Industria, José Manuel Soria, que Irán le había convocado, junto a otros diplomáticos, para informarles de las nuevas condiciones de los contratos de venta de crudo.

Requisitos

Aunque aún no han trascendido de forma oficial cuáles son esos nuevos requisitos, parece que el régimen de los ayatolá quiere garantizarse el cobro por adelantado del crudo antes de exportarlo a los países europeos. La medida afecta de forma particular a Grecia, España e Italia, que compran a Irán entre un 13% y un 14% de sus necesidades petroleras, y en menor medida a estados como Francia (un 4%), Alemania y el Reino Unido, con menos del 1%.

Por su parte, la agencia oficial de noticias iraní IRNA, y la semioficial Mehr informaron de que el director general para Europa Occidental del Ministerio de Exteriores, Hasan Tayik, había convocado a los embajadores de España, Italia, Francia, Portugal, Holanda y Grecia. Aunque IRNA no daba detalle de los motivos, Mehr precisó que Tayik trató en reuniones separadas con los seis sobre "distintos asuntos, incluidas las sanciones europeas contra Teherán".

En el origen de la polémica están una declaraciones del ministro iraní de Petróleo, Rostam Qasemi, quien el pasado 4 de febrero afirmó que su país estudiaba la suspensión de las exportaciones de crudo a varios países europeos, en represalia por las sanciones financieras y petroleras impuestas por la UE el pasado 23 de enero. "Las exportaciones de petróleo a ciertos países europeos se cortarán con seguridad", afirmó Qasemi, quien agregó que "más tarde decidiremos si las paramos a otros países europeos". Días después, el Parlamento persa anunció, por su parte, que preparaba una ley para prohibir las exportaciones de petróleo y gas a Europa, pero no tramitó texto alguno e inició la semana pasada un receso, hasta el 4 de marzo.

Antes del receso, 200 de los 290 diputados firmaron un comunicado de prensa en el que manifestaban su apoyo a cualquier medida que pudiera adoptar el Gobierno de Teherán contra los Veintisiete en respuesta a las nuevas sanciones.

Consecuencias

Ante tales amenazas, algunos de los países europeos que podrían verse afectado, como España, habían recurrido ya a otros productores, en especial a Arabia Saudí, para pedirles que compensen la eventual suspensión de las compras a Irán, prevista para el 1 de julio próximo. A este respecto, el secretario de Estado español de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, confió este miércoles en que las exportaciones de crudo de Arabia Saudí compensen, si se produce, la suspensión de las exportaciones de Irán, país al que Madrid compra unos 137.000 barriles diarios de crudo.

Arabia Saudí, según cree Jiménez Latorre, "sí va a tener una respuesta positiva compensadora", aunque no precisó el impacto que podría tener en España y también dijo que no tiene "percepción" de que pudiera producirse una escalada en los precios.

Precisamente este martes el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, admitió al término del Consejo de Ministros de Energía de la Unión Europea (UE) que no podía ofrecer "garantías" a Grecia de que tendría el petróleo suficiente en caso de que Irán cortase el envío de crudo a la UE en los próximos días.

Irán, socio de Arabia Saudí en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en la que son los dos mayores productores, ha pedido a los demás Gobiernos del cártel, incluido el de Riad, que no compensen su cuota ante una posible suspensión de ventas. Esta coyuntura, unida a la crisis europea y a las amenazas bélicas de Washington y Tel Aviv a Teherán para que suspenda su programa nuclear, han causado que el precio del barril de Brent suba desde los 110 dólares a los actuales 117 en pocos días.

Un 5%

Fuentes de Repsol consultadas por 20minutos.es han asegurado que en su conglomerado el petróleo iraní solo supone el 5% de las importaciones, que se hacen de diversos mercados. Además, aseguran que no habrá problemas de suministro dado que es una cantidad fácilmente compensable con otras fuentes. "Libia y Arabia Saudí ya están poniendo más petróleo en el mercado", aseguran estas fuentes. Las petroleras españolas ya estaban trabajando en la disminución y cese de las exportaciones de petróleo iraní ya que dentro de las normas de presión aprobadas por la UE estaba la prohibición de importar combustible de Irán.

Según las fuentes consultadas en Repsol, el precio de la gasolina en España no debería verse afectado, ya que son precios a futuro y puesto que la cantidad que se dejará de importar es poco significativa y se suplirá con otras fuentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento