La justicia ordena a Sony suspender ventas PlayStation en EEUU
Reuters Reuters

Sony Computer Entertainment (SCE), la unidad de videojuegos de la compañía, aseguró que apelará la decisión de un tribunal federal de California en un caso por violación de patentes entre Sony e Immersion.

Mientras tanto seguirá vendiendo la PlayStation, ya que la orden - que afecta a la PlayStation y a la PlayStation 2, a dos controladores de juegos y a 47 títulos de software - no entrará en vigor antes de la apelación, dijo una portavoz de SCE. La firma japonesa pagará las tarifas preceptivas de licencia a Immersion, agregó.

Los videojuegos han sido el principal impulsor de las ganancias de Sony en los últimos años y representaron el 44 por ciento del beneficio operativo del grupo entre octubre y diciembre, compensando así parte de la caída de precios en su división de productos electrónicos.

En enero, Sony redujo su estimación de beneficios operativos para este año fiscal en un 31 por ciento, atribuyéndolo a la drástica caída en el precio de las televisiones, los grabadores de DVD y otros productos clave, así como una floja demanda de chips.

Immersion, una pequeña firma de California que desarrolla tecnología digital, reclamaba que Sony Computer Entertainment había violado su tecnología que permite a un controlador del juego vibrar en sincronía con las acciones de los juegos, dijo la firma japonesa.

La indemnización de 90 millones de dólares concedida por el tribunal supone más del triple de los ingresos totales de Immersion, que ascendieron a 23,8 millones de dólares en 2004, y representan dos tercios de su actual valor de mercado, alrededor de 135 millones de dólares.

La decisión judicial confirma un fallo del año pasado de un jurado de California, que ordenó a Sony pagar 82 millones de dólares en el caso. La cantidad ascendió a 90 millones debido a los intereses.

Las acciones de Sony cayeron un 0,23 por ciento, mientras que el índice de maquinaria electrónica de la bolsa de Tokio subió un 0,32 por ciento. Las de Immersion subieron un 36 por ciento a 7,85 dólares en el índice electrónico Inet.

En otro caso relacionado con la propiedad intelectual entre compañías estadounidenses y japonesas, un jurado de California ordenó a Toshiba que pague una compensación de 465 millones de dólares (unos 358 millones de euros) a Lexar Media, por el robo de secretos comerciales.

Toshiba, el séptimo fabricante de productos informáticos más grande del mundo, insinuó que apelará la decisión.