'Island Hay'
Litografía de Thomas Hart Benton, pintor y grabador regionalista Thomas Hart Benton - ©  Benton Testamentary Trusts/UMB Bank Trustee/Licensed by VAGA, New York

Son más de sesenta grabados de autores como Thomas Hart Benton (1889-1975), Herschel Levit (1912-1986) y Claire Mahl (1912-1988), que retrataron tras la Crisis de 1929 a los trabajadores en escenas que elevan su dignidad. Las obras fueron parte del New Deal, el bloque de medidas que el gobierno de Franklin Delano Roosevelt puso en marcha para paliar los efectos de la crisis sobre la población. Una de ellas era becar a 5.000 artistas que documentaran la situación de los obreros tras el desastre económico.

El Museo de Bellas Artes de Utah (UMFA), en la ciudad de Salt Lake City (EE UU), expone hasta el seis de mayo At Work: Prints from the Great Depression (En el trabajo: Grabados de la Gran Depresión), una muestra que relaciona trabajo y arte en uno de los momentos económicos más críticos del país.  El grabado se convirtió entonces en un medio de expresión popular, que permitía crear con pocos medios y distribuir copias baratas. Los granjeros, los trabajadores de ferrocarril, las costureras y los vendedores ambulantes eran los modelos.

Héroes y víctimas

Los artistas reflejan el complejo panorama laboral y las políticas sociales en los años treinta. Hay grabados que ilustran cómo trabajadores que desempeñaban labores de oficina tuvieron que aceptar ser obreros tras el colapso y trabajar en la construcción o en el campo. Otros aluden a cómo las oportunidades laborales de la mujer quedaron muy reducidas por programas pensados para que sólo hubiera un sostén económico en cada familia.

Algunas obras muestran a oficinistas que tuvieron que aceptar ser obreros Hombres musculosos construyendo andamios, trabajando en fábricas, extrayendo petróleo...  La muestra establece paralelismos entre el del duro trabajo masculino y el del hogar, con mujeres realizando labores de costura y cocinando. Junto al sentimiento heróico y animoso, en la muestra del UMFA coexiste el retrato de la dureza, de las víctimas que cargan sobre los hombros el mayor peso de la crisis económica.