Candados del amor
Una pareja besándose frente a una farola repleta de candados en el puente Milvio de Roma, Italia. EFE / ARCHIVO

El estado de enamoramiento es bueno para la salud, ayuda a frenar el envejecimiento, mejora el ánimo, disminuye el estrés y previene de enfermedades, según ha expuesto este sábado la psicóloga del Hospital USP-San Jaime de Torrevieja Anna Gil.

Como nos sentimos más felices, eufóricos e hiperactivos, el estrés se reduce y nos sentimos más vitales, además de mejorar nuestro ritmo cardiaco"El amor nos hace sentirnos mejor en todos los aspectos, tanto físicos como psicológicos", ha afirmado esta facultativa.

El enamoramiento está producido por la "feniletilamina", un compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas que es la responsable de los cambios físicos que experimentamos cuando nos enamoramos, como ponerse rojo o sentir 'mariposas en el estómago'. Este compuesto se libera con actos tan simples como un cruce de miradas, un roce o un apretón de manos.

Tanto en la primera fase del enamoramiento, como en las parejas estables de larga duración, según ha expuesto, "el amor tiene notables efectos para la salud", algunos tan sorprendentes como "el embellecimiento de la piel, el cabello y las uñas, gracias al aumento de estrógenos".

Además, previene el envejecimiento prematuro y aumenta la sensación de vitalidad, ya que se libera la hormona de la melatonina. "Por eso, cuando estamos enamorados no sólo nos vemos mejor, sino que nos ven mejor, nuestra autoestima crece", ha asegurado.

Contra el estrés

Según Gil, el amor hace que aumente la norepirefrina, la conocida como 'hormona del estrés', que afecta a la atención y el estado de ánimo. Su aumento hace que estemos más atentos y sensibles a la persona que amamos y nos lleva a "darnos por completo" y mimar y cuidar al otro.

"Como nos sentimos más felices, eufóricos e hiperactivos, el estrés se reduce y nos sentimos más vitales, además de mejorar nuestro ritmo cardiaco", ha expuesto la psicóloga.

Sus "beneficiosas consecuencias" no terminan ahí, puesto que el enamoramiento fortalece el sistema inmunológico, "previniéndonos de enfermedades y ayudándonos a una mejor y pronta recuperación".

Esto es así gracias a las endorfinas, que aumentan la sensación de bienestar en nuestro cuerpo y nos ayudan a soportar mejor el dolor, ya sea físico o psicológico. Ha explicado que todos estos efectos y las conductas que desarrollan los enamorados son iguales en todas las partes del mundo.