Diego Torres, el exsocio de Iñaki Urdangarin en el Instituto Nóos y uno de los principales imputados en el caso, acudió este sábado a su cita con el juez del caso 'Palma Arena' que lo investiga, pero se ha negado a declarar acogiéndose a su derecho constitucional a no hacerlo.

Los fiscales anticorrupción no han solicitado al juez instructor ninguna medida cautelar contra Diego Torres y su mujer Su mujer, Ana María Tejeiro, también imputada en el caso, ha seguido los pasos de Torres y tampoco ha querido declarar, si bien ambos han advertido de que si a lo largo del procedimiento encuentran conveniente hacerlo, solicitarán una declaración voluntaria en el juzgado, han informado fuentes jurídicas.

La decisión del matrimonio ha rebajado sustancialmente la expectación mediática que había este sábado sobre las primeras comparecencias de imputados por las supuestas irregularidades descubiertas en el Instituto Nóos, que presidió el duque de Palma, Iñaki Urdangarin, citado a declarar el próximo día 25 de febrero.

La postura del exsocio de Urdangarin de no dar explicaciones al juez y a los fiscales anticorrupción impide, por tanto, conocer su versión de los nuevos hechos que ha destapado la investigación judicial sobre el supuesto uso irregular de fondos públicos por parte del Instituto Nóos cuando lo presidió el duque.

En esta pieza separada del conglomerado Palma Arena, el juez José Castro investiga a Urdangarin y a una veintena de personas más, diez de las cuales han sido citadas a declarar en el juzgado durante el mes de febrero.

Tras negarse a declarar, Diego Torres y su mujer abandonaron los juzgados de Palma una hora después de haber acudido a ellos para prestar declaración y a su salida de los juzgados montaron en un taxi que les aguardaba en la calle. El amplio dispositivo policial montado para la ocasión, y como ensayo de la importante comparecencia de Urdangarin a final de mes, ha servido solo para controlar la afluencia de los cuarenta o cincuenta periodistas que siguen las declaraciones, ya que la citación de los primeros imputados no ha concitado ninguna reacción ciudadana.

De momento, los fiscales anticorrupción no han solicitado al juez instructor la adopción de ninguna medida cautelar contra los primeros imputados en comparecer, Diego Torres y su mujer.

Se creó una sociedad para defraudar impuestos

Después comenzó a declarar un hermano de la mujer de Torres, Miguel Tejeiro, que fue contable de entidades gestionadas por Iñaki Urdangarin y Diego Torres y secretario del Instituto Nóos, quien ha reconocido al juez que se creó una sociedad, asesorados por Trinxet, para pagar menos impuestos en Belice, aunque se hizo de forma legal porque, según él, este país no es un paraíso fiscal.

Miguel Tejeiro se ha referido de esta manera a la sociedad De Goes Center for Stakeholder Management, que la Fiscalía Anticorrupción sospecha que Urdangarin y Torres crearon para desviar varios cientos de miles de euros del Instituto Nóos.

Según han informado fuentes jurídicas, Tejeiro ha explicado que el Reino Unido tenía un convenio con Belice por el cual se pagaba menos impuestos, circunstancia que se aprovechó para abonar menos dinero al fisco. Tejeiro ha explicado que ejerció únicamente como contable de las sociedades de Urdangarin y Torres y ha insistido en que su labor se circunscribió a ello.

Ha negado tener conocimiento de facturas falsas y se ha desvinculado de cualquier toma de decisión en torno a esta supuesta trama de empresas "fantasma" urdida por Urdangarin y Torres para desviar el dinero.

La infanta no tomaba decisiones

Miguel Tejeiro ha afirmado al juez que la infanta Cristina no tomaba ninguna decisión en las empresas de la trama supuestamente urdida por el duque y su socio para desviar dinero. Durante su declaración, el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, le ha preguntado acerca de si la infanta tomaba decisiones o tenía algún papel relevante en torno a estas empresas, a lo que ha respondido que no, según han informado fuentes jurídicas.

Tejeiro, a través de una gestoría, llevó las cuentas de varias de las empresas supuestamente "fantasma" que, según la Fiscalía, sirvieron para desviar el dinero público que obtenía Nóos, pero se ha desvinculado de cualquier tipo de irregularidad asegurando que él solo se dedicaba a la contabilidad, sin entrar en el día a día de la gestión.

Después de Miguel Tejeiro, ha comenzado a declarar un hermano suyo, Marco Antonio, que afirmó al igual que su hermano que la infanta no  tomaba ninguna decisión relacionada con las empresas, explicó que Urdangarin y Torres le contrataron como administrativo y también ha negado cualquier conocimiento de facturaciones falsas o de operaciones irregulares.

Posteriormente declaró el abogado especializado en fiscalidad Salvador Trinxet. Según la Fiscalía, el despacho de Trinxet sirvió a Urdangarin y Torres para montar una estructura societaria para desviar dinero a paraísos fiscales.

La ronda de interrogatorios proseguirá el sábado día 18 con la declaración del exdirector general de Deportes, José Luis 'Pepote' Ballester, el exgerente del Illesport, Gonzalo Bernal, el exgerente del Instituto Balear de Turismo (Ibatur), Juan Carlos Alía y el exasesor jurídico del Ibatur, Miquel Àngel Bonet. Unas comparecencias que culminarán el día 25 con la deposición de Urdangarin, citado a partir de las 9.30 horas.

Matas pide anular 68 declaraciones

El abogado del expresidente balear Jaume Matas, Antonio Alberca, ha pedido al juez del caso Palma Arena, José Castro, que decrete la nulidad de las declaraciones como testigos de 68 trabajadores de empresas vinculadas a Iñaki Urdangarin y Diego Torres, tomadas esta semana en Barcelona en sede policial.

Alberca ha explicado este sábado que estas declaraciones a las que asistió el fiscal anticorrupción Pedro Horrach suponen una "instrucción paralela" y se hicieron sin respetar el derecho a la defensa.

El letrado ha justificado este último aspecto en que los interrogatorios se llevaron a cabo sin la presencia de los abogados personados en la causa, por lo que no pudieron hacer a los testigos preguntas relacionadas con el caso.