Empresas
Algunos trabajadores en una empresa. ARCHIVO

La reforma laboral aprobada este viernes en Consejo de Ministros incluye la creación de un nuevo contrato indefinido "de apoyo a los emprendedores".

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha explicado en la rueda de prensa posterior que el Ejecutivo pretende que las pymes con menos de 50 trabajadores y los autónomos se conviertan en los "grandes contratadores" de nuestro país.

Este contrato, de carácter indefinido, tendrá un período de prueba de un año y distintas ventajas para el que contrata. En primer lugar, si el primer trabajador que la empresa contrata es menor de 30 años, ésta tendrá derecho a una deducción de 3.000 euros en su cuenta fiscal.

Por otro lado, si la empresa contrata a trabajadores en paro, podrá deducirse fiscalmente durante un año el 50% de la prestación por desempleo que venía cobrando el parado; al mismo tiempo, el trabajador podrá compatibilizar, también durante un año y de forma voluntaria, su sueldo con el 25% de la prestación.

En cuanto a las bonificaciones previstas para las empresas, afectan a los contratos a jóvenes y mujeres parados y a parados de larga duración mayores de 45 años.

La bonificación en la cuota de la Seguridad Social si se contrata de forma indefinida a un joven parado -que tenga entre 16 y 30 años- será de hasta 3.600 euros en tres años y de forma progresiva: la bonificación será de 1.000 euros el primer año, de 1.100 el segundo y de 1.200 el tercero.

La bonificación en la cuota de la Seguridad Social si se contrata de forma indefinida a parados de larga duración -mayores de 45 años y que hayan estado 12 meses en el paro de los 18 anteriores- será de hasta 4.500 euros en tres años: la bonificación será de 1.300 euros cada año.

En cuanto a las mujeres, las bonificaciones en la contratación de desempleadas supondrán 100 euros más al año que las que se aplican a los jóvenes: es decir, 1.100 euros el primer año, de 1.200 el segundo y de 1.300 el tercero. Solo se aplicarán estas bonificaciones si en el sector en el que se celebra el contrato el colectivo femenino está poco representado.

El aumento será de 200 euros si se trata de mujeres paradas de larga duración y sobre la base de las bonificaciones contempladas para este colectivo: es decir, la bonificación será de 1.500 euros cada año. Y siempre si en el sector en el que se celebra el contrato el colectivo femenino está poco representado.