Protestas en Grecia
Ciudadanos griegos protestan en la plaza Sintagma de Atenas (Grecia) contra el Gobierno del país. Alexandros Beltes / EFE

La paciencia de los griegos se agota. Desde 2010 están viendo impotentes cómo les recortan una y otra vez los sueldos, bajan las pensiones a sus jubilados, sigue creciendo sin pausa el desempleo, pierden su trabajo, rebajan el salario mínimo, suben los precios mientras aumentan los impuestos... Y  la situación, lejos de mejorar, empeora día a día.

Las sucesivas medidas adoptadas por el Gobierno griego, supeditados a los ultimátums de la UE que intenta evitar a toda costa el efecto dominó en el viejo continente, parecen no favorecer a los ciudadanos de a pie, que miran el futuro de su país con algo más que escepticismo.

El desgaste griego

Algunos griegos definen de "impactante" ver el aumento de gente sin hogar en las calles de Atenas. Otros creen que encontrar un trabajo digno, más que una odisea, ya es una misión imposible. Hay algunos que, con más esperanza, opinan que el pueblo griego es fuerte y saldrá de ésta. Cómo hacerlo, nadie responde: ni sus políticos, ni la UE, ni la Troika (formada por el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea).

Los griegos no ven una salida próxima a la enfermedad del miembro más desgastado de los 27 desde que estallara la crisis europea.

20minutos.es ha podido hablar con jóvenes griegos, que ven la situación diaria de un país que prepara ya otra huelga general, que acaba de perder a su viceministro de Trabajo y que ha recibido otro 'apretón' desde Bruselas para que haga más recortes por valor de 325 millones de euros.

Evelina Papagianni, 29 años. Socióloga

La socióloga griega Evelina Papagianni.Evelina, una ciudadana griega de 29 años, cuenta en primera persona cómo percibe a una patria que ha alcanzado de nuevo un récord de desempleo: los últimos datos facilitados por el Gobierno cifran en 20,9% la población sin trabajo.

Como tantos otros residentes, esta socióloga ha sufrido la involución de la crisis griega: "En 2010, fecha en la que empezó a deteriorarse la situación en el país, tenía un sueldo decente, cobraba 900 euros al mes por trabajar como secretaria en un hospital". Ahora, a duras penas, y sintiéndose "afortunada", a Evelina le acaban de ofrecer un trabajo como recepcionista por 300 euros al mes por una jornada de 7 horas diarias.

"Y si no lo aceptas, ¿sabes lo que te dice el empresario, no? Que tiene una cola de gente en la calle esperando a trabajar por las mismas condiciones", cuenta Evelina.

Todo el tiempo que ha estado en paro, Evelina y su hermana -también sin trabajo-, han podido vivir gracias a la ayuda de sus padres jubilados: "Somos cuatro personas en mi familia. A mis padres el Gobierno les ha rebajado la pensión, la de mi madre ha pasado de 1.000 a 750 euros".

Esas menguadas pensiones son con las que ha podido subsistir toda la familia: "Mis padres me apoyan pero no tengo dinero ni para tomar un café, que por cierto, en Grecia te puede costar cuatro o cinco euros". ¿Y los precios en el supermercado? "¡También han subido!" responde. "Un kilo de arroz vale casi tres euros. Antes el salario mínimo era de 700 euros, ahora 500 y mientras los precios suben y suben".

La Grecia de la desconfianza

No confiamos en los políticos, no confiamos en Europa, no confiamos en nadie

A Evelina explicar lo que se vive cada día en Atenas le estremece: "Las calles están decepcionadas y tristes, la gente no sabe qué hacer. Amamos nuestra nación y no nos queremos ir a otro sitio, pero a los jóvenes no les va quedando otra salida que emigrar".

Al preguntarle cómo ve el futuro de su país, Evelina lo vislumbra con total desconfianza: "Los griegos no tenemos esperanza. Cada día, cada año, las cosas empeoran. No confiamos en los políticos, no confiamos en Europa, no confiamos en nadie. Hay gente que quiere volver al dracma (antigua moneda) y salir de la Unión Europea, hay otros que piensan que tenemos que hacer todo lo que pidan".

"¿Y yo personalmente qué pienso? No confío en los políticos a los que solo les interesa ganar las elecciones pero no les preocupa el pueblo. Me entristece. Ahora yo he encontrado algo de trabajo, pero veo a mis amigos y familiares en el paro sufrir a diario. Yo creo que al final cada país europeo seguirá su camino", concluye.

Ioannis Mimtsoudis, 24 años. Licenciado en informático y telecomunicaciones

Ioannis Mimtsoudis, joven griego de 24 años.Ioannis, un joven licenciado en telecomunicaciones e informática residente en la ciudad de Larissa, describe, al igual que Evelina, un escenario triste: "Los griegos solíamos ser gente muy alegre y llena de vida, pero desde el primer rescate de la Unión Europea la gente dejó de sonreir y comenzó a preocuparse y a mirar el futuro con enfado".

Ioannis cree que desde la primera acción de la Troika, palabra que resuena en los telediarios griegos una y otra vez, todo ha ido de mal en peor: "Las calles, especialmente las de Atenas, están llenas de personas sin hogar, sin trabajo, esto es algo nuevo para Grecia y además muy impactante para todos".

Los asesinatos, los robos por una pequeña cantidad de dinero son cada vez comunes

Otro asunto que preocupa especialmente a Ioiannis es el aumento de la criminalidad, "los asesinatos, los robos por una pequeña cantidad de dinero son cada vez comunes", señala.

En cuanto al origen de la situación actual, al borde del abismo económico y social, este griego con dos carreras y en desempleo, señala directamente a la corrupción perpetrada por los políticos: "Ellos han robado y traicionado a su propio país, a esto se le une la corrupción social griega, los altos impuestos, los préstamos que concedieron los bancos..."

La búsqueda de empleo para Ioannis también es una odisea, como para todos los jóvenes: "La mayoría de la gente de mi edad está desempleada, incluso con formación universitaria. Es muy difícil encontrar un trabajo, y si lo encuentras, es una suerte, pero los empleadores no pagan el seguro".

Necesitamos recuperar la confianza y creer de nuevo en nuestra patria

Ioannis, al igual que Evelina, también ha visto en el seno familiar el golpe de la crisis. Su padre lleva dos años desempleado, y su madre, enfermera, ha tenido que tolerar sin más remedio una bajada de 500 euros de su sueldo.

Ioannis piensa que la clave está en devolver la confianza a un país que se ha ido amedrentando poco a poco con las exigencias de su propio gobierno y de la Troika: "Necesitamos recuperar la confianza. Los griegos necesitamos creer de nuevo en nuestra patria. El desarrollo llegará gracias a tanta gente joven que hay con talento y que quiere trabajar duro. El Gobierno debe invertir en ellos. Podemos superarlo, mantengo la esperanza", concluye Ioannis.

La cesta de la compra

Estos son los precios de algunos productos básicos de alimentación en Grecia comparados con los de España:

  • 1kg de azúcar: Grecia 1 € | España 0,90 €
  • 1kg de arroz: Grecia 2,50 € | España 1 €
  • 1 litro de leche: Grecia 1,50 € | España 0,90 €
  • 1kg de pollo: Grecia 6 € | España  1,95 €
  • Barra de pan: Grecia 0,80 € | España 0,50 €
  • Docena de huevos: Grecia 2,40 € | España 1,70 €
  • Una cerveza en un bar: Grecia entre 6 y 7 € | España 1,20 €
  • Un café: Grecia entre 4 y 5 € | España 1,20 €

El país en datos

Habitantes en 2011: Grecia 11.309.885 | España 46.152.925

Prima de riesgo a 9 de febrero: Grecia 3.061 | España 316

Tasa de desempleo: Grecia: 20,9% | España 22,9%

PIB:  Evolución del PIB de Grecia en los últimos años | Evolución del PIB de España

IPC: Grecia 3,1 % | España 3,1%

Salario mínimo: Grecia entre 586 y 527 € euros mensuales | España 641,40 €. El Gobierno griego ha anunciado esta semana que el salario mínimo pasará de 751 a 586 euros, y para los menores de 25 años bajará un 32%, quedándose en 527 euros. Cabe destacar que en Grecia el salario mínino está vinculado al subsidio de desempleo que caerá de 461,50 euros a 322,34.