La plaza de San Carlos pasará por el quirófano esta semana. Y lo hará para someterse a una completa operación de cirugía estética que cambiará la actual fisonomía de este espacio tan frecuentado por los vecinos de la barriada.

Debe estar terminada en cuatro meses. Lo único que permanecerá igual serán los arriates y el arbolado. En la zona donde actualmente están los columpios para los más pequeños se instalará una pista de minibásquet (para que también los adolescentes puedan disfrutar del parque), que estará vallada.

Los columpios actuales de hierro se sustituirán por unos de madera y se concentrarán en un espacio menor para facilitar el control de los niños por sus cuidadores. La superficie de albero, que ocupa la mayor parte del parque, se mantendrá, pero se instalarán nuevas bocas de alcantarilla que eviten que se repitan los problemas de encharcamiento.

Para la vegetación existente se instalará un sistema de riego por goteo. Además, se renovará el alumbrado y se repavimentará toda la zona.