Merkel y Sarkozy exigen ajustes adicionales a Grecia para un segundo rescate

El presidente francés Nicolás, Sarkozy, saluda a la canciller alemana Angela Merkel en una imagen de archivo.
El presidente francés Nicolás, Sarkozy, saluda a la canciller alemana Angela Merkel en una imagen de archivo.
Ian Langsdon / EFE

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, han avisado este lunes a los líderes de las principales fuerzas políticas griegas de que no habrá un segundo rescate a cargo de la UE y del Fondo Monetario Internacional (FMI) si no aceptan ajustes adicionales. De momento, el Gobierno griego ha acordado este lunes la troika la reducción de 15.000 plazas de funcionarios hasta el final de 2012.

"No habrá un nuevo programa para Grecia si no llega a un acuerdo con la troika (formada por la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI). Todos los responsables griegos deben saber que mantendremos esta posición", ha dicho Merkel en rueda de prensa tras reunirse con Sarkozy. "El tiempo se acaba", ha avisado.

"Los líderes griegos han adoptado compromisos y deben respetarlos escrupulosamente", ha afirmado Sarkozy. "No hay elección", ha resaltado.

"Los elementos del acuerdo nunca han estado tan cerca, tanto para los acreedores privados como para los públicos. Nunca hemos estado tan cerca de un acuerdo, pero hay que concluir", ha exigido el presidente francés. "Hay que concluir, firmar y decidir", ha agregado.

El primer ministro griego Lucas Papademos, se reunió de nuevo con los líderes de los partidos que apoyan el Gobierno de unidad nacional para tratar de que acepten las exigencias de la troika, en particular un recorte del salario mínimo en el sector privado.

De plazo hasta este lunes

Los partidos políticos griegos tienen de plazo hasta este lunes para comunicar si aceptan las exigencias de recortes de gasto público y rebajas salariales de la troika.

Tras un fin de semana de reuniones a múltiples bandas que concluyeron sin que los diferentes actores cediesen en las posiciones en que se han enrocado, el Gobierno de coalición griego de Lucas Papademos y la troika se han dado un ultimátum para acordar las condiciones de pago de la elevada deuda soberana de Grecia.

"Nos están pidiendo más recesión. Y yo lucho contra ello", ha dicho el líder de la conservadora Nueva Democracia, Antonis Samarás. Según el presidente de la formación ultraderechista LAOS, Yorgos Karatzaferis, estas medidas ahondarán en la "miseria" provocando una grave reacción contra los Gobiernos.

Si los partidos -Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK), ND y  LAOS- aceptan finalmente las condiciones, sus líderes deberían reunirse con Papademos para firmar el acuerdo.

"Peligro de fracaso"

Algunos de los actores opinan que "el peligro de que fracasen las negociaciones persiste", pero según el primer ministro hay al menos un acuerdo en las medidas para reducir el gasto público en un 1,5% del PIB, en las medidas de recapitalización de la banca local y en los recortes laborales no salariales.

Según fuentes del Gobierno, en la reunión de Papademos con la troika este fin de semana, en la que participaron el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, y el ministro de Trabajo, Yorgos Kutrumanis, "hubo un acuerdo para la reducción de los salarios del sector privado de un 20%". La misma fuente agregó que "probablemente no se eliminarán las dos pagas mensuales extraordinarias" y que se recortarán los complementos de pensiones.

La patronal y los sindicatos mayoritarios, que han progresado en las negociaciones sobre la reducción de los costes laborales no salariales, han pactado una congelación salarial, pero también rechazan estas medidas de la troika y así se lo hicieron saber al Gobierno en una carta enviada el viernes.

Crédito de 130.000 millones

Si los recortes puestos encima de la mesa no se llevan a cabo no habrá nuevo préstamo, tal y como también dejó claro el presidente del Eurogrupo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker en una entrevista que publica este lunes el semanario alemán Der Spiegel.

El crédito, pactado desde octubre pero aún no en marcha, tiene un valor de al menos 130.000 millones de euros y resulta esencial para que Grecia no entre en bancarrota en los próximos 10 meses, cuando deberá desembolsar unos 50.000 millones de euros en vencimientos de deuda (de ellos 14.400 millones de euros el próximo 20 de marzo).

Paralelamente, el Gobierno griego ha negociado con la banca privada una quita de 100.000 millones de su deuda (que se eleva a unos 360.000 millones) en un acuerdo que las fuentes gubernamentales dan por "prácticamente cerrado".

Sin embargo, la troika ha bloqueado también este acuerdo hasta que Grecia acepte las nuevas medidas de austeridad, por lo que Charles Dallara, el director ejecutivo del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que representa los intereses de la banca privada, debió volver a reunirse el domingo con miembros del Ejecutivo heleno.

En principio, estaba previsto que los dos acuerdos -sobre la quita y el nuevo préstamo- fuesen anunciados este lunes en la reunión del Eurogrupo dedicada a Grecia, que sin embargo ha sido aplazada al miércoles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento