A_4510702
Foto de Tillim tomada en Tautira, Tahití © Guy Tillim - Courtesy stevenson, Cape Town

El artista sudafricano Guy Tillim (Johannesburgo, 1962) libera al género del paisaje del cliché de la puesta de sol y del paraíso obligatorio.

La Polinesia francesa, explorada por el capitán James Cook en el siglo XVIII, una fuente de inspiración y fantasía para los artistas europeos, luce poco en las instantáneas del fotógrafo. En sus imágenes derriba el estereotipo de las agencias de viajes mostrando lo poco frecuente: la arcadia soleada y el agua azul esmeralda no están en la playa volcánica de Tahití, neblinosa y confusa, que descubre Tillim.

En la costa del supuesto paraíso, bajo los nubarrones, hay niños serios, una playa sin arena y con una tierra que mancha los pies mojados del bañista, un vaso de plástico que alguien tiró al suelo...

El museo de fotografía Huis Marseille de Amsterdam (Holanda) anuncia Second Nature (Segunda naturaleza), una exposición de la obra más reciente de Guy Tillim. La muestra será inagurada en marzo.

Sin monumentalidad

Las fotos combinan los paisajes selváticos y nada idílicos que captó Tillim en sus viajes en catamarán por la Polinesia con los escenarios urbanos de Sao Paulo, donde tampoco existe la sensación destino remoto ni de monumentalidad.

Al hacer la foto me enfrento a la dificultad de ver el paisaje"Al hacer fotos de paisajes tengo que enfrentarme a la dificultad de ver el paisaje", dice el artista, que dice enmarcar el espacio que hay entre las postales imaginarias que tenemos en la cabeza, la naturaleza más cotidiana.

Viajó a finales del 2011 a Sao Paulo -ensalzada, descrita y filmada en el arte y en la cultura popular, tema central de creaciones literarias- para alejarse de la idea colectiva y plasmar la "falta total de personalidad que se ha convertido en su personalidad". Su modo de retratar la ciudad fue el mismo que empleó para inmortalizar la luz cruda de Tahití: "Muestro una especie de area indeterminada, las cosas de las que no nos damos cuenta por ser cotidianas, que contribuyen al paisaje igual que las demás".