Cola de inmigrantes
Varios inmigrantes hacen cola para regularizar su situación. ARCHIVO

El Gobierno británico quiere restringir la entrada de inmigrantes extracomunitarios en el país y que no solo entre el "número adecuado de personas" en Reino Unido, sino las "más adecuadas". Así lo afirmó este jueves el ministro de Inmigración, Damian Green.

El objetivo del Ejecutivo es reducir la cuota hasta llegar al 20% de la de 2010, cuando entraron en el país cerca de 252.000 inmigrantes con visado. "Queremos gente que beneficie a Reino Unido, no que se beneficie de nuestro país", argumentó Green.

Por ese motivo, el ministro quiere establecer un mínimo de 37.000 euros de ingresos anuales para que aquellos inmigrantes que, tras cinco años de residencia en el país, puedan quedarse de forma permanente, según publica The Guardian.

Además, las parejas extracomunitarias de ciudadanos británicos tendrán que someterse obligatoriamente a una prueba de idioma y "demostrar" que pueden mantenerse sin ayuda del Estado. Si no es así, no podrán entrar en el país.