El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha afirmado que "se intentará que las entidades nacionalizadas", entre las que ha citado a Novagalicia Banco —en la que el Estado controla más del 90%—, salgan "lo antes posible al mercado para que formen parte de los procesos de integración".

Así lo ha indicado durante una comparecencia ante la prensa para avanzar el contenido del real decreto al que este viernes dará previsiblemente el visto bueno el Consejo de Ministros para reformar el sistema financiero español.

La banca española deberá sanear sus cuentas por el 'ladrillo' por importe de 50.000 millones de euros que detraerá de los resultados en un único año, aunque las entidades que participen en procesos de fusión contarán con unas condiciones más flexibles, ya que podrán detraer estos recursos del capital y en dos ejercicios.

La reforma financiera establece que las provisiones para cubrir eventuales pérdidas en activos inmobiliarios problemáticos se elevarán hasta el 80% en el caso del suelo, porcentaje que contrasta con el 31% actual. En el caso de las promociones en curso, subirán del 27% al 65%, y en el caso de la promoción terminada y de la vivienda, se elevarán del 25% al 35%.

Por otro lado, la banca deberá constituir una provisión genérica del 7% en los créditos inmobiliarios saneados, aquellos que no registran incidencias de pago, como fórmula preventiva ante posibles deterioros futuros. Todos estos saneamientos se realizarán sobre el valor en libros de los activos inmobiliarios y la fecha límite para realizarlos será el 31 de diciembre de 2012, especificó el ministro.

En el caso de las entidades que se decidan por un proceso de fusión, deberán presentar un plan de viabilidad económica y medidas de gobierno corporativo antes del próximo 30 de mayo, al tiempo que el Gobierno les exigirá compromisos para ampliar o "al menos" mantener la concesión de crédito hacia la economía.

El ministro justificó este plazo en el objetivo de posibilitar una integración "rápida y eficiente". De Guindos admitió por ello que los procesos de concentración se deberán culminar en plazos "extremadamente" reducidos. Una vez que las entidades presenten al Gobierno sus proyectos de fusión, el Ministerio de Economía tendrá un mes para dar su luz verde.

El titular de Economía avanzó que la integración de entidades finalizará el próximo 1 de enero de 2013. Como medida para incentivar las fusiones, el Ejecutivo permitirá que las entidades objeto de fusión acometan los saneamientos exigidos durante dos ejercicios, y no hacerlo en un año como el resto del sector. Y además estas entidades podrán ejecutar el saneamiento contra patrimonio y no sólo contra resultados.

Entidades controladas por el estado

Preguntado por el caso de Novagalicia Banco, que tiene un contrato oficial que le da de plazo hasta septiembre de este año para ejecutar su plan de captación de socios privados y cumplir los requisitos de capital, De Guindos ha rechazado opinar sobre entidades concretas.

En cualquier caso, en respuesta a otra pregunta sobre la situación de las entidades controladas por el Estado —entre las que ha citado a Novagalicia, Unnim, Banco de Valencia y Catalunya Caixa—, el titular de Economía ha indicado que se buscará que estén "lo antes posible en el mercado" para formar parte de las integraciones.

De Guindos ha aclarado que las fusiones, que deben ser por operaciones societarias —lo que excluye fusiones frías como los SIP—, tendrán que elevar los balances un 20%, aunque en algunos casos podrán ser un 10.

Ayudas del frob

Si las fusiones necesitan ayudas, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) facilitará financiación articulada a través de bonos convertibles contingentes, los conocidos vulgarmente como 'cocos'. En este sentido, ha explicado que el Tesoro ampliará el capital de este organismo dependiente del Banco de España hasta los 15.000 millones. Según sus cálculos, esta emisión podría elevar la deuda pública en cuatro décimas, pero no tendrá impacto alguno sobre el déficit público.

"Estas elevadas cifras de aprovisionamiento contrastan con lo que teníamos anteriormente y ayudarán a descargar de activos inmobiliarios a la banca española y eso va a ser muy bueno", enfatizó De Guindos, quien vaticinó un descenso del precio de la vivienda con la aplicación de la reforma. Las entidades "dejarán de hacer de inmobiliarias y se centrarán en captar pasivo y dar crédito", apostilló.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.