El obispo nirvariense, Bernardo Álvarez, en la homilía que ha ofrecido este jueves con motivo del Día de la Candelaria, patrona de la isla de Tenerife, ha hecho un llamamiento a las instituciones públicas y privadas que se dedican a atender a los mayores, para que lo hagan conforme a su dignidad.

Álvarez ha incidido en la necesidad de que "no se olvide que el cuidado de los mayores requiere una atención integral que precisa de recursos, de medios materiales y humanos" para que se les trate "conforme a su dignidad".

El obispo nirvariense también se dirigió a las familias de los mayores para que "no se desentiendan" de los ancianos porque, dijo, "el mayor bien para ellos es la cercanía, el amor de los suyos, como muchos lo hacen".

"Todos hemos de tomar cada día mayor conciencia del cuidado y el acompañamiento de nuestros mayores para que vivan con dignidad y esperanza, porque nos hacen bien a todos", resaltó durante la misa de la Candelaria que este año, debido al viento que ha soplado, no pudo tener la habitual procesión posterior a la Eucaristía.

En el templo han estado presente autoridades autonómicas, insulares y locales. Durante su intervención en la misa, Álvarez ha querido también hacer un canto a la esperanza para que "renovados interiormente se puedan afrontar los retos de este momento y trabajar por un mundo nuevo".

Bernardo Álvarez también ha reconocido, en su homilía, el trabajo de los miembros del movimiento apostólico para mayores 'Vida Ascendente'.