La Diputación de Lleida ha suministrado 159 toneladas de sal y potasa en diferentes ayuntamientos de la provincia durante la última semana como medida de prevención ante el anuncio de la fuerte bajada de temperaturas que han hecho los servicios meteorológicos y para afrontar las heladas.

Esta cantidad supone un 25 por ciento del total de la sal que se ha distribuido a los entes locales desde el inicio de la temporada de invierno, entre el pasado 15 de noviembre de 2011, hasta este jueves que asciende a 621,28 toneladas.

Las peticiones de potasa proceden mayoritariamente de consistorios de las Garrigues, el Alt Urgell, el Segrià, la Segarra, el Pla d'Urgell y el Solsonès.

Los equipos de mantenimiento de la corporación han repartido de 300 toneladas en las vías de la corporación desde martes, ha informado la Diputación.

"Se ha trabajado durante toda la noche y toda la madrugada repartiendo sal, hay humedad y la sal actúa hasta cinco o seis grados bajo cero, el peligro o el miedo que puede haber es que las temperaturas por la tarde y noche bajen todavía más y la sal tenga una eficacia limitada", ha señalado el presidente Joan Reñé.

Ante la previsión de bajada de temperaturas, los Servicios Técnicos continúan recomendando la máxima precaución a las carreteras por la posibilidad que se formen placas de hielo.

Consulta aquí más noticias de Lleida.