El Gobierno de Cantabria está estudiando el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la empresa Teka y que afecta a 198 de sus empleados.

Además, según ha afirmado el presidente regional, Ignacio Diego, el Ejecutivo seguirá reuniéndose tanto con la dirección como con los representantes de los trabajadores con el objetivo último de mantener el empleo en la planta de Santander.

De momento, está estudiando la documentación del ERE, que es "muy prolija y extensa" y, en consecuencia, requiere un estudio "esmerado y cuidado".

Asimismo, pretende mantener los encuentros con empresa y sindicatos. El fin último es estar "muy en contacto" con ambos, para intentar lograr el objetivo del Gobierno, que pasa por el "mantenimiento del empleo en Santander".

No obstante, en este punto, Diego ha recordado que el ERE de Teka es una decisión de una empresa privada y que la administración autonómica tiene una capacidad "limitada" a la hora de condicionar las pretensiones de la factoría.

"Todas las capacidades que el Gobierno de Cantabria tenga para conseguir ese objetivo, que tenga toda la sociedad cántabra la certeza de que las vamos a poner", ha asegurado, en relación al fin de mantener el empleo en la ciudad.

"Y lo vamos a hacer desde el trabajo y la seriedad y no desde posturas que no lleven a ningún sitio", ha añadido el presidente cántabro. "Huimos en este Gobierno de los gestos y queremos ir a lo eficaz, a las soluciones", ha sentenciado para concluir.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.