El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, confía en que el borrador del convenio con el Ministerio de Fomento para la cesión del antiguo Campamento Benítez pueda estar terminado "en muy pocas semanas" y ha contemplado, incluso, la posibilidad de que los ciudadanos pudieran disfrutar de este espacio "casi de inmediato, en cuestión de pocos meses".

De la Torre ha dicho este jueves a los periodistas estar ya "satisfecho" con tener la titularidad de los terrenos, mostrándose dispuesto a que el Ayuntamiento aborde la construcción del parque botánico destinado a la flora mediterránea que él, como alcalde, defiende y que está valorado en unos 15 o 20 millones de euros.

Aunque no descarta la búsqueda de apoyos públicos para la ejecución de este parque, ha precisado que si lo asumiera en solitario el Consistorio, tendría que hacerlo en fases. De todos modos, sí ha insistido en que sea un espacio metropolitano, correspondiendo entonces el mantenimiento a la Junta de Andalucía.

Para el regidor, el carácter metropolitano de este parque "tiene bastante lógica" porque "así se definía en documentos del Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Málaga (Potaum)" y porque hay otros ejemplos en la Comunidad en los que el mantenimiento es asumido por la Junta. Más aún, ha apuntado que, aunque ésta pueda tener dificultades presupuestarias, "todos las tenemos".

"Es mi obligación recordarlo porque en otras ciudades hay un esfuerzo de mantenimiento de espacios metropolitanos", ha indicado, poniendo como ejemplo el parque del Alamillo de Sevilla. "Me gustaría tener un tratamiento parecido", ha apostillado, agregando, asimismo, que el espacio verde del Campamento Benítez "va a estar al servicio de Málaga y de todos los municipios del entorno".

Como ha resaltado, "lo ideal" es que el mantenimiento por parte de la Junta fuera "al cien por cien, pero si no, al menos que colabore". De todas formas, ha insistido en que un acuerdo con el Ejecutivo autonómico no podrá tener lugar ya antes de las elecciones andaluzas. En este punto, espera encontrar ese apoyo en el nuevo Gobierno regional.

Tras el planteamiento del Ministerio de Fomento de ceder a la ciudad estas 28 hectáreas sin exigir compensaciones y con el único requisito de que tenga un uso público, De la Torre ha señalado que "no tiene mucho sentido" que el departamento dirigido por Ana Pastor mantuviera una relación de vínculo con estos terrenos.

A partir de ahora, "el tema necesita su maduración técnica y jurídica", no considerando que haya dificultades legales a la hora de llevar a cabo la cesión gratuita: "el hecho de estar en Fomento y no en Defensa puede facilitar las cosas".

En esos "pocos meses" en los que De la Torre calcula que este suelo podría empezar a tener un uso ciudadano, evidentemente, no estaría ejecutado el parque, pero sí podría haber "un disfrute parcial", con espacios de juegos y de esparcimiento para que los malagueños pudieran pasar allí "un día de campo". Podría ser, en palabras del regidor, "un lugar de desahogo y de disfrute de la naturaleza".

Mientras tanto, se trabajaría en conseguir un parque botánico destinado a la flora mediterránea, que "en el futuro sería un activo para la ciudad", ya que, como ha apuntado, "no es algo que se realice en dos días, sino que necesita años para su desarrollo".

Convenio de repsol

Respecto al nuevo convenio urbanístico de Repsol, que, debido a la crisis, modifica las condiciones pactadas en 2006, según las cuales el Ayuntamiento recibía 82 millones de euros —sólo ha ingresado 12— a cambio de triplicar la edificabilidad, De la Torre ha asegurado que "el interés de la ciudad se defiende" con este acuerdo, que llevaría a la entidad financiera propietaria a compensar no con dinero, sino con aprovechamientos urbanísticos dentro del propio sector.

"Hemos estado defendiendo el interés de la ciudad en este convenio y seguiremos defendiéndolo", ha manifestado el alcalde, quien ha afirmado que, a falta de concretar el acuerdo, se evidencia que "por parte de la oposición nunca se ha dicho la verdad, ya que ésta establecía que el convenio era para satisfacer a los privados y no era así".

En este punto, ha defendido que lo que se establecía era que "la diferencia entre la edificabilidad que tenía el suelo, según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1997 y la que se reconocía en el convenio, consolidada en el nuevo planeamiento, era para el Ayuntamiento", consiguiendo así tener "un espacio de centralidad, de ambición urbanística, para potenciar los distritos de Carretera de Cádiz y de Cruz de Humilladero".

"Recuperamos nuestra edificabilidad y somos propietarios mayoritarios de ese conjunto" de los antiguos suelos de Repsol, ha subrayado el primer edil, de manera que el Consistorio podrá vender su parte en el futuro.

Precisamente, al ser preguntado por si cree que con la venta de la edificabilidad con la que se queda ahora el Ayuntamiento, podrá recibir los 70 millones que le quedaban aún por cobrar, De la Torre ha dicho no saberlo porque "es el mercado el que manda". "No podemos tener un mercado privilegiado para nosotros, habrá que ver qué coyuntura surge", ha expuesto.

Consulta aquí más noticias de Málaga.