La Unidad Militar de Emergencias realizará la primera semana de marzo un ejercicio en Cogolludo (Guadalajara), en el que también participarán, entre otros, efectivos de la Guardia Civil, Policía Nacional, Protección Civil, Cruz Roja y el Consejo de Seguridad Nacional, en el que se trabajará ante la hipótesis de un terremoto que provoca una inundación y acaba creando una emergencia de carácter tecnológico.

Así lo ha indicado el general jefe de la Unidad Militar de Emergencias, teniente general José Emilio Roldán, quien ha asegurado que en este ejercicio, el "más importante" que realiza la unidad, se pondrán a prueba los planes de contingencia creados para dar respuesta a emergencias por inundaciones y seísmos y se ejercitará también el que se está preparando ante riesgos nucleares, químicos y biológicos.

El teniente general José Emilio Roldán cree que el futuro de esta unidad, puesta en marcha en 2005, no "está en cuarentena" y así lo ha asegurado tras despachar con el ministro de Defensa, Pedro Morenés.

Durante una conversación informal con periodistas en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid), el general Roldán ha explicado que ya se ha reunido con el nuevo ministro de Defensa, en el marco de los contactos de Morenés con los mandos de las Fuerzas Armadas. Tras mantener este encuentro, el jefe de la UME ha apuntado que la permanencia de esta unidad no está en cuestión.

Además, el general Roldán ha apuntado que posiblemente él mismo seguirá al frente de la UME hasta el próximo mes de septiembre, cuando deberá pasar a la reserva tras diez años como general en las Fuerzas Armadas.

Durante su intervención, el general ha insistido en que, desde su creación por un acuerdo de Consejo de Ministros, la UME "se ha consolidado como un instrumento del Estado", como una "herramienta nacional que es capaz de equilibrar y compensar" los servicios de emergencias de las comunidades autónomas.

Además, ha destacado que, en sus intervenciones, se ha demostrado que esta unidad está "perfectamente integrada" en el sistema nacional de protección y "con muy buena coordinación". Por todo ello, ha recalcado que la Unidad Militar de Emergencias es "un elemento importante de cohesión nacional".

En la actualidad, la UME cuenta con 3.560 hombres y mujeres (éstas representan un 6% de su plantilla), con lo que ha alcanzado el 90% de su capacidad en cuanto a personal, un porcentaje idéntico al que se estima para su capacidad operativa.

En concreto, el general Roldán ha precisado que la capacidad operativa más completa corresponde al sistema de información y telecomunicaciones (CIS, en sus siglas en inglés) y a la respuesta ante incendios, que ha centrado la mayor parte de sus intervenciones hasta el momento. De hecho, de las 50 intervenciones que realizaron en 2011, un total de 46 tuvieron que ver con los fuegos.

Los riesgos tecnológicos,

"gran asignatura pendiente"

A partir de ahí, la capacidad operativa ante inundaciones, nevadas seísmos, erupciones y riesgos tecnológicos se reduce sustancialmente. Precisamente, según ha explicado, uno de los objetivos para la unidad en 2012 será adquirir los primeros vehículos del sistema integrado de respuesta a riesgos nucleares, biológicos y químicos, la "gran asignatura pendiente" de la UME.

Estos vehículos deberían haberse adquirido en 2011, pero la contratación ha sufrido retrasos y se espera que puedan estar a finales de este año, con lo que a finales de 2015 la UME contará con las capacidades operativas iniciales para enfrentarse a este tipo de retos.

En concreto, los primeros medios con los que deben hacerse son vehículos especiales que incluirán sistemas de reconocimiento, análisis, descontaminación e intervención, con los que la UME ya podría intervenir, a finales de 2015, ante una posible emergencia nuclerar, biológica o química en territorio nacional, con la misión de atajar el foco del posible problema. Este paquete inicial está presupuestado en algo más de siete millones de euros.

Según ha explicado el general Roldán, ésta es una de las principales prioridades de la UME para este año, que teniendo en cuenta el "escenario fuertemente restrictivo" se completan con "mantener las capacidades" ya obtenidas, "mejorar" el sistema CIS y "mejorar" los medios áereos disponibles para la unidad, con un cuarto helicóptero Cougar.

La UME espera contar para 2012 con una financiación similar a la que obtuvo en 2011, cuando tuvo unos 16 millones de euros para inversiones y otros 18 para gastos corrientes. Entre sus objetivos aplazados por la crisis se encuentra el plan de infraestructuras, que debía haberse culminado en 2009 y que ahora se enfrenta a un retraso de unos 15 años.

Como balance de 2011, el jefe de la UME ha recordado, a nivel material y de infraestructuras, que se ha avanzado en el sistema de información y telecomunicaciones y el sistema de mando y control ya está en marcha. Además, se recibió un tercer helicóptero Cougar y se ha completado la construcción de uno de los dos alojamientos de tropa proyectados en la base de Torrejón.

Respecto a las intervenciones, además de las 46 de la lucha contra incendios, ha habido tres intervenciones por inundaciones y seísmos y una última para un rescate invernal. De entre ellas, el general Roldán ha destacado la respuesta al terremoto en Lorca, por el que permanecieron cinco meses y medio militares de la UME en la localidad murciana.

"elemento canalizador de todos los medios de las fas"

El jefe de la UME ha recalcado que en esta intervención se ha "demostrado" que la unidad "no solamente maneja sus propios medios, sino que maneja todos los medios que las Fuerzas Armadas ponen a disposición para la emergencia", de manera que funcionan como el "elemento canalizador de todos los medios de las Fuerzas Armadas".

Esta coordinación, ha explicado, se ha repetido en la isla del Hierro, donde todavía permanecen militares de la UME ante la posibilidad de riesgos por la actividad sísmica que está teniendo lugar en sus aguas, ya que aunque él lleva la dirección de la posible emergencia, todo el material pertenece al Ejército de Tierra.

También ha recordado los incendios del pasado octubre en Orense, para los que se desplazaron "todos los batallones" de la UME, con lo que, a su juicio, se demostró "la característica esencial de la unidad" como "herramienta nacional": aunque sus batallones están distribuidos por áreas "si es necesario, la unidad entera se desplaza hacia un punto".

El último hito para la UME en 2011 tuvo lugar a finales de noviembre y principios de diciembre, cuando su equipo de búsqueda y rescate recibió la certificación de Naciones Unidas para formar, junto a miembros de la Unidad de Emergencias y Respuesta Inmediata de la Comunidad de Madrid (ERICAM), un equipo de Búsqueda y Rescate Urbano (USAR).

El equipo pasó las pruebas con "muy buena nota", después de "muchos meses de trabajo y mucho esfuerzo económico", y se ha convertido en el primero de habla hispana en obtener una certificación que consideraban "necesaria" después de la "lección aprendida" por su intervención tras el terremoto en Haití en enero de 2010.

Como curiosidad, también ha explicado el general Roldán que una de estas lecciones aprendidas de esta intervención es que los militares de la UME deben acudir a estas emergencias con sus perros adiestrados, ya que en esa ocasión se les informó de que había perros suficientes pero comprobaron que los militares deben actuar con los animales con los que trabajan día a día. En la actualidad, la UME cuenta con algo más de 50 perros, que, según Roldán, son "de los mejores" en búsqueda de personas vivas, para lo que están especialmente adiestrados.

Consulta aquí más noticias de Toledo.