El diputado de Izquierda Unida por Asturias en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha descartado este jueves la posibilidad de presentarse a las elecciones asturianas, adelantadas por el presidente del Principado, Francisco Álvarez Cascos.

"Soy diputado por Asturias y quiero hacer mi trabajo de diputado", ha manifestado Llamazares en una entrevista en Telemadrid recogida por Europa Press, y tras señalar que él no puede ser "candidato para todo". Además, Llamazares se ha mostrado "ilusionado" con su situación actual, que le permite "ir y volver de Asturias continuamente" y combinar su labor como diputado por Asturias con sus responsabilidades dentro del grupo parlamentario.

Igualmente, ha destacado que "hay un buen banquillo en Asturias y ellos sabrán adoptar una iniciativa que les permita mejorar los resultados sin necesidad de personalismos". A su juicio, "lo que ha ocurrido en Asturias es la demostración de que los personalismos en política traen muy malas consecuencias".

Llamazares ha lamentado la situación a la que se ha llegado en Asturias "entre la soberbia de Cascos y la vendetta del PP, que se ha sentido traicionado con esta fracción de la derecha". Además, ha considerado que "los ciudadanos asturianos deberían aprender que la derecha, en dos ocasiones, no ha sabido qué hacer con el Gobierno de Asturias y lo que ha traído es una crisis política sobre una crisis económica".

En otro orden de cosas, Llamazares ha criticado el "durísimo ajuste" a nivel europeo, que considera está "enfriando la economía y provocando la recesión económica", inspirado, según él, en "la política neoliberal y protestante" de la canciller alemana, Angela Merkel. En ese sentido, ha abogado por "medidas de iniciativa pública" para recuperar la economía.

"modelo laboral a la carta"

En lo que respecta a España, Llamazares ha asegurado que "no hay un problema de flexibilidad laboral" y que "el mercado laboral español es muy flexible". "Tenemos más de 30 modelos de contrato. Tenemos un modelo laboral a la carta", ha aseverado.

Asimismo, Llamazares ha preguntado cuál ha sido el resultado de las tres reformas laborales llevadas a cabo por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. "Pues que seguimos destruyendo empleo y lo destruimos a través de una figura introducida en una de las reformas laborales, que es el despido objetivo por razones de previsiones económicas, ése es el arma de destrucción masiva del empleo en nuestro país", ha respondido.

Para Llamazares, el problema de España es la falta de financiación y "mientras no haya demanda, las empresas no producirán bienes y despedirán a los trabajadores".

Sobre la reforma financiera que va a llevar a cabo el Gobierno, ha dicho que avanza en un modelo de fusiones y ha advertido de que cuanto más grandes sean los bancos "el autoritarismo de la banca va a ser cada vez mayor".

También a este respecto, ha destacado que ese modelo de saneamiento de la banca "cuesta un potosí" a los ciudadanos, y al final "el dinero se lo quedan los bancos, juegan con el BCE, ganan un 3% y no tienen ningún interés de invertirlo en la economía real".

Llamazares se ha pronunciado también sobre las declaraciones del presidente del Banco Santander, Emilio Botín, responsabilizando a los políticos de la crisis. "Yo estoy convencido de que la culpa de la crisis la tenemos los político por no haber amarrado mejor a banqueros como Botín", ha manifestado.

En alusión a Botín, ha señalado: "Le hemos dejado no solamente ser un banquero con enormes beneficios y pagar muy poco al fisco sino mandar por nosotros. Con esas reuniones en La Moncloa al final se ha creído que es presidente del Gobierno y no lo es, será un gran banquero, pero no es presidente del Gobierno".

Consulta aquí más noticias de Asturias.