El Gobierno de Cantabria y la Asociación de Constructores y Promotores de Cantabria han atribuido el fracaso del Plan para la Reducción de los Stocks de Vivienda, aprobado la pasada legislatura, a los "problemas de coordinación" entre las entidades financieras y a la burocracia.

El plan nació con el objetivo de ayudar a reducir la bolsa de viviendas ya finalizadas pero que no encontraban salida en el mercado.

Con vigencia 2010-2011, se saldó con 22 operaciones, según ha detallado el director general de Vivienda del Gobierno de Cantabria y ex presidente del Consejo Urbanístico de Promotores de Cantabria, José Antonio González.

Tal y como ha explicado, las entidades financieras sufrieron "problemas de coordinación" a la hora de conceder créditos, a lo que, desde la Asociación de Constructores y Promotores, su nuevo presidente, Justo Cobo, ha añadido los problemas burocráticos.

Esta situación llevó a que las mismas entidades que firmaron el pacto plantearan las mismas condiciones, pero al margen del acuerdo, por lo que no es posible conocer cuántas operaciones se hicieron por esta vía.

En cualquier caso, tanto el responsable del Gobierno como el de los constructores —ambos coincidieron en la redacción de este plan, en sus anteriores responsabilidades—, defienden que su contenido era realista y se adecuaba a las condiciones del mercado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.