Nieve en la carretera
Nieve en la carretera. ARCHIVO

Ante la llegada inminente de la ola de frío siberiano que viene del este de Europa, y que permanecerá en nuestro país hasta el fin de semana, la red de talleres especializados en el mantenimiento del automóvil Midas recomienda extremar las precauciones al volante y revisar los principales puntos del automóvil para asegurarnos de que nuestro vehículo puede afrontar sin problemas esas bajas temperaturas y probables heladas matutinas.

Un aspecto tan importante como el mantenimiento del automóvil no puede pasar inadvertido en estos días de “viento congelado” que anuncian los expertos meteorólogos.

Se aconseja revisar las siguientes partes del vehículo antes de iniciar el viaje para garantizar la seguridad de todos sus ocupantes y evitar accidentes.

Sistema de frenado

Los principales síntomas de frenos en mal estado son: variación de la trayectoria al frenar, aumento del recorrido del pedal, falta de potencia y precisión al frenar o encendido del testigo de frenos.

Se deben revisar las pastillas de freno cada 10.000 kilómetrosLos discos de freno deben comprobarse cada vez que se cambien las pastillas y sustituirse cuando el disco esté ovalado, oxidado, mellado, presenta un reborde o el espesor es inferior al habitual.

Por otro lado, el líquido de frenos debe comprobarse periódicamente y sustituirlo cuando presente un color oscuro y anómalo o en su defecto cuando lo recomiende el fabricante del vehículo, generalmente al cabo de dos años.

Neumáticos

También es necesario revisar la presión de los neumáticos periódicamente y sustituirlos cuando la profundidad del dibujo de la goma sea inferior a 1,6 milímetros o sufra deformaciones, golpes o presente un desgaste irregular.

Una mala alineación de las ruedas afecta al desgaste de los neumáticos y a otros elementos de la dirección y la suspensión del coche, por lo que debe comprobarse el mantenimiento de los elementos de suspensión cada 20.000 kilómetros, ya que una alineación bien reglada afecta directamente al confort y a la seguridad de los pasajeros.

Ante la llegada del frío y nieve, se recomienda llevar siempre en el coche un juego de cadenas y haberlas probado antes de salir para comprobar que están bien y que estas no presentan mayor dificultad para su montaje.

Tubos de escape

Un tubo de escape en mal estado provoca un mayor consumo de combustible, además de sobrepasar los límites acústicos legales. Además, existe peligro de somnolencia al penetrar gases tóxicos en el interior del vehículo, por eso debe cambiarse cuando se aprecie una sonoridad anormal, presente agujeros o haya un consumo irregular.

Amortiguadores

También es recomendable realizar una verificación del estado de los amortiguadores cada 20.00 kilómetros. Si el vehículo derrapa en los virajes, tiende a hundir la parte delantera en la frenada, tiene una mayor sensibilidad a los vientos laterales o los neumáticos están desgastados irregularmente son síntomas de desgaste de los amortiguadores.

Iluminación

En esta época del año los días son más cortos y se hace necesario mantener las luces del coche encendidas durante más tiempo. Una iluminación en buen estado garantiza, por un lado, una buena visión ante cualquier condición climatológica y, por otro, “ser vistos” por el resto de los conductores.

Por lo tanto, es más que aconsejable comprobar que no haya ninguna bombilla fundida y que el reglaje del haz de luz es correcto. Antes de iniciar el desplazamiento, el conductor debería revisar que el sistema de iluminación de su vehículo presenta la intensidad suficiente y necesaria.

Limpiaparabrisas

Es buena idea sustituir las escobillas del limpiapabrisas cada año, pues están expuestas a las inclemencias del tiempo. Con los doce meses “a cuestas” (heladas, lluvias, altas temperaturas estivales, etc…), la goma de la escobilla del limpiaparabrisas encargada de “barrer” queda, por lo general, agrietada y rota.

Si el conductor atisba alguno de estos síntomas en los limpiaparabrisas, lo mejor es sustituirlas por un juego nuevo. De esta manera aumentará el confort y seguridad, en especial, en esta época del año que es cuando más uso se hace de ellas.

Baterías

El invierno es la estación en que las baterías realizan un mayor trabajo, pues el motor de arranque necesita de una mayor intensidad para poner en marcha el motor de combustión. Por ello, en esta época más que nunca hay que tener más cuidados de cara a prevenir posibles fallos en la batería.

Cuando el conductor aprecie que la batería no tiene la suficiente “fuerza” para mover con soltura el motor de arranque, es el momento de hacer una revisión de este componente. Además, es aconsejable comprobar la batería cada vez que se realiza una revisión o mantenimiento al vehículo.