La Unidad Regional de Medicina Tropical del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia está investigando la causa del fallecimiento el pasado martes de un hombre, natural de Nigeria, que presentaba síntomas de fiebre hemorrágica de origen desconocida, para descartar la posibilidad de una infección vírica.

Así lo ha hecho saber a Europa Press el director de la Unidad Regional de Medicina Tropical y jefe del Servicio de Microbiología del Hospital, Manuel Segovia, quien ha señalado que todavía no han encontrado el desencadenante de la hemorragia, y que hay "muchas posibilidades" abiertas, incluso, una infección toxicológica.

El paciente ingresó el pasado martes, 31 de enero, por la noche por la puerta de Urgencias del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca con un cuadro de molestias abdominales y digestivas, pero se deterioró y tuvo que ser trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con un cuadro hemorrágico.

A raíz de esto, los doctores se pusieron en contacto con la Unidad de Medicina Tropical de la Arrixaca, por el cuadro hemorrágico y el origen geográfico del paciente, de 38 años y natural de Nigeria, ante la posibilidad de que se tratase de una fiebre hemorrágica de origen vírico.

Al ser un posible virus hemorrágico, que a estas alturas es una posibilidad que "está bastante descartada", el personal de la Arrixaca activó el protocolo de seguridad para tratar al paciente, que fue aislado en el laboratorio de seguridad biológica, y los médicos lo atendieron con trajes especiales.

Segovia ha explicado que una hemorragia de esta naturaleza y tan fulminante no es frecuente y puede ser desencadenada "por muchas cosas", tales como enfermedades tropicales como paludismos graves y cosas menos exóticas como un meningococo, o la bacteria E-Coli.

Sin embargo, todas estas causas han sido descartadas, y los doctores siguen investigando para tratar de determinar el origen del cuadro hemorrágico. El objetivo era encontrar un tratamiento, porque la mayoría de las causas tienen un tratamiento eficaz, pero no se "podía tratar a ciegas", indica Segovia, y el paciente acabó falleciendo.

Por eso, los médicos recabaron pruebas y las remitieron al Centro Nacional de Microbiología. De momento, los resultados son "negativos", y las posibilidades que quedan abiertas "son muchas", según el doctor Segovia, quien dice que habrá que seguir analizando muestras desde muchos puntos de vista.

Se trataba de un paciente que llevaba varios años viviendo en España, por lo que la posibilidad de un origen vírico "se diluye". Por el origen, los doctores barajaron una fiebre de Lassa, que es un micro organismo endémico en Nigeria, donde ocasiona brotes epidémicos y que podría transmitirse por la ingesta de alimentos.

Puesto que el paciente decía haber estado en contacto con personas de Nigeria y haber ingerido alimentos procedentes de ese país, los médicos barajaron la posible fiebre de Lassa como posibilidad, algo que ha quedado descartado.

Incluso, el doctor indica que se podría tratar de un cuadro toxicológico, y no infeccioso, ya que hay intoxicaciones masivas que pueden producir esta reacción.

"Hay muchas posibilidades abiertas y la más improbable hasta hoy era la fiebre hemorrágica vírica, pero hasta que no tengamos etiquetada una causa no podemos descartar nada", ha precisado el doctor Segovia.

En cualquier caso, ha señalado que "es cierto que, conforme va pasando el tiempo desde el fallecimiento del paciente, muchos procesos infecciosos se nos van a escapar porque los microbios mueren, y no viven en los muertos".

Segundo paciente

Segovia ha indicado que un segundo paciente, también de origen nigeriano y conocido del fallecido, ingresó este miércoles en el hospital con dolores gastrointestinales, por lo que fue ingresado en condiciones de aislamiento, conforme establecen los protocolos.

Sin embargo, conforme pasan las horas, el paciente evoluciona favorablemente y se "descarta en principio el contagio", ya que se le han realizado análisis "y no está justificado".

Consulta aquí más noticias de Murcia.