Carteristas en el metro de Barcelona.
Carteristas en el metro de Barcelona. EP

Los Mossos d'Esquadra han desarticulado a dos grupos de carteristas muy activos que actuaban en el Metro de Barcelona y cuyos 11 integrantes arrestados acumulaban 220 detenciones, 279 denuncias y 3.410 identificaciones, según ha informado la policía catalana.

Los detenidos, de entre 21 y 83 años, son de nacionalidad rumana, y los Mossos tienen constancia de que algunos de los miembros de los dos grupos criminales ya fueron identificados en el Metro en 2006 y 2007, lo que denota que llevaban tiempo actuando en el suburbano. El primer dispositivo, Falcó 1, culminó con el arresto de siete personas -cuatro hombres y tres mujeres-, y queda pendiente por detener a una persona que huyó de España y sobre la que se ha emitido una orden policial de arresto.

Cometían sus hurtos mediante el procedimiento del 'tapón'Este grupo actuaba sobre todo en la Línea 3 de Metro de Barcelona, entre las estaciones de Espanya y Lesseps, y cometía sus hurtos mediante el procedimiento del 'tapón', en el que uno de los integrantes se colocaba delante de la víctima impidiéndole pasar en la máquina de acceso, mientras que otros miembros del grupo se colocaban detrás y le sustraían objetos. El resto de integrantes del grupo realizaban labores de vigilancia o selección de las víctimas, y eran los encargados de hacer desaparecer los objetos robados, y con su arresto los Mossos pudieron resolver siete hurtos en 13 días en el Metro.

Los autores, que quedaron en libertad con cargos y acusados de delitos y faltas de hurto, además de pertinencia a grupo criminal, acumulan un total de 150 detenciones, 157 denuncias y 2.342 identificaciones policiales, la mayoría en el Metro. En el dispositivo Falcó 2, los Mossos detuvieron a cuatro personas -tres hombres y una mujer-, mientras que tiene en búsqueda y captura otras dos que huyeron de España; dos de los integrantes han ingresado en prisión acusados de hurto y estafa, además de pertenencia a grupo criminal, y para los otros dos quedaron en libertad con cargos.

Se colocaban detrás y memorizaban el número PIN de la tarjeta de créditoEste grupo actuaba de la misma forma que la anterior, sobre todo en la Línea 1, aunque actualmente se estaba especializando en apoderarse de las tarjetas de crédito de los usuarios del Metro. Una vez detectada la víctima, preferentemente española, cuando esta quería comprar un billete con tarjeta de crédito, se colocaban detrás y memorizaban el número PIN, para luego seguirla y con el método del 'tapón' robarle la tarjeta y sacar en poco tiempo todo el dinero posible.

Prohibición de entrada en el metro

Una particularidad de este grupo era la violencia que utilizaban, con amenazas, vejaciones e incluso agresiones a otros usuarios, cuando éstos alertaban a las víctimas de la situación. La naturaleza violenta de sus acciones fue determinante para que se impusiese a tres de ellos una orden judicial que les prohíbe entrar en el Metro de Barcelona, por lo que si acceden a cualquier estación, se les puede detener.

Con este operativo, los Mossos resolvieron 26 delitos, tanto en hurtos y estafas a las víctimas como en amenazas y lesiones a otros usuarios, que tuvieron lugar durante tres meses. Los integrantes de este grupo acumulaban un total de 70 detenciones, 122 denuncias y 1.068 identificaciones policiales, la mayoría en el Metro.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.