La nieve caída en las últimas horas en Cantabria está condicionando la circulación en la Autovía del Cantábrico (A-8), a su paso por Laredo, en 14 kilómetros (de los puntos 170 al 184), en ambos sentidos.

Asimismo, no se puede transitar por la CA-665, en la zona del Asón (del kilómetro 3 al 8), y en la CA-280, en La Espinilla (del 25 al 43).

Además, hay circulación difícil en otros 14 kilómetros de la N-629, en Ramales de la Victoria (del 48 al 62), y en diez de la N-621, en La Vega (del 130 al 140), según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) y del Gobierno regional, recogidos por Europa Press.

Previamente, a primera hora de la mañana, ha habido problemas en la Autovía de la Meseta (A-67) a su paso por el municipio de Cartes, y en la A-8, a la altura de Cabezón de la Sal.

Además, este jueves se han cerrado al tráfico los puertos de Lunada (CA-643), Palombera, (CA-280), y La Sía (CA-665), que se suman así al acceso al mirador Fuente del Chivo, en la CA-916 a la altura de La Lomba, por el que no se puede circular desde el pasado 16 de enero.

Por su parte, es obligatorio el uso de cadenas en Estacas de Trueba (CA-631), el Alto del Bardal (CA-284), y Piedrasluengas (CA-184), así como en las carreteras CA-185, que va de Potes a Fuente Dé, la CA-273, de Villanueva de la Nía a Quintanilla de las Torres, y la CA-281, de Puentenansa a Piedrasluengas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.