La ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha afirmado que el Gobierno ha congelado los beneficiarios de la dependencia para "mantener la calidad y los servicios de aquellos que tienen la prestación" y ha explicado que la intención del Ejecutivo es "garantizar la calidad de los servicios de dependencia y extenderlos a todas las personas que sufren".

En declaraciones a Cadena Cope recogidas por Europa Press, Mato ha lamentado que en algunos casos se hayan sacrificado otros servicios sociales para la dependencia porque "no ha habido financiación suficiente".

"Fue una ley que se elaboró muy deprisa, sin preveer los plazos, ni calcular bien cuántas personas se iban a incorporar al sistema y que ha provocado que en cada comunidad autónoma se den prestaciones diferentes a personas que tienen el mismo grado de discapacidad", ha destacado.

No obstante, la ministra ha afirmado que la Ley de Dependencia la van a mantener "hasta el final" porque es una ley que se hizo "por consenso y que ha creado una serie de derechos para las personas que sufren esa dependencia que es importante".

En este sentido, ha explicado que ha propuesto un análisis y una valoración de la situación actual para "poder ver que hay que cambiar, qué hay que mejorar y ajustar las medidas para llevar adelante la financiación".

Consulta aquí más noticias de Toledo.