La dirección general de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior ha activado los avisos por frío y nieve en Península y Baleares ante la entrada de aire frío procedente del continente europeo, desde la madrugada de este jueves y hasta el domingo, día 5, cuando se registrarán temperaturas inferiores a las habituales por estas fechas.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé que la irrupción del aire frío comenzará esta madrugada por el nordeste peninsular, extendiéndose a lo largo de este jueves y viernes a toda la Península y Baleares, con heladas generalizadas, que incluso alcanzarán amplias zonas costeras del Cantábrico, del Mediterráneo y de Baleares.

Así, se esperan temperaturas mínimas entre los cinco bajo cero y los diez grados bajo cero y máximas no superiores a los tres y cinco grados en amplias zonas del interior. Los valores más bajos se registrarán el viernes y el sábado en áreas de la mitad norte, donde, localmente, las máximas no superarán los cero grados.

Durante todo el episodio, en zonas altas de la Península, las mínimas serán inferiores a los diez grados bajo cero, e incluso en áreas de alta montaña, se podrían alcanzar temperaturas de alrededor de 20 grados cero.

Entre esta tarde y primeras horas de la mañana del jueves, el paso de un frente de norte a sur por la Península dará lugar a precipitaciones débiles, con la cota de nieve bajando hasta el nivel del mar en el extremo norte peninsular y a unos 600 metros en el sureste. Posteriormente, debido al carácter continental de la masa de aire, fría y seca, no se esperan apenas precipitaciones en la Península, excepto en el Cantábrico Oriental, este de Cataluña y en Baleares, donde pueden producirse nevadas a cualquier cota.

Además, la presencia de vientos moderados a fuertes de componente norte producirá una sensación térmica de frío notablemente inferior a la indicada por los termómetros.

Por ello, Protección Civil recomienda a los ciudadanos que extremen las precauciones ante los riesgos derivados de la nieve y adopten las oportunas medidas de autoprotección que favorecen su seguridad y la de los demás.

Así, en el caso de la nieve, aconseja utilizar el transporte público, preferentemente, en las ciudades y sus accesos. Si es imprescindible viajar por carretera, se pide tener especial cuidado con las placas de hielo, informarse de la situación meteorológica y el estado de las carreteras, extremar las precauciones, revisar el vehículo y atender a las recomendaciones de Tráfico, entre otros consejos.