Baleares registró un aumento del paro en enero en 840 personas, lo que supone un incremento del 0,86 por ciento en la cifra de desempleados en relación al mes anterior, según ha informado este jueves el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Así, la cifra total de desempleados en las oficinas del Servei de Ocupació de les Illes Balears (SOIB) alcanza las 98.927 personas, de manera que las islas han vuelto a experimentar un incremento en la cifra de parados, tras el aumento de un 0,79 por ciento el pasado mes de diciembre, la quinta consecutiva, después de que entre enero y agosto el desempleo descendiera en Baleares.

Mientras, el paro interanual ha aumentado en 8,201 personas, lo que supone un incremento del 9,04 por ciento respecto al mes de enero de 2011, superior al incremento del 8,72 por ciento, registrado a nivel nacional.

En el conjunto del país, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) se situó al finalizar enero en casi 4,6 millones de personas, tras subir en el mes en 177.470 desempleados, con un aumento porcentual del 4% respecto a diciembre.

En concreto, el volumen total de parados alcanzó a cierre del pasado mes la cifra de 4.599.829 desempleados, su nivel más alto en toda la serie histórica comparable, que arranca en 1996. En términos interanuales, el paro aumentó en enero en 368.826 personas, un 8,7% más.

La subida del desempleo en enero ha sido superior a la experimentada en el mismo mes de 2011, cuando el paro aumentó en 130.930 personas, y es además el segundo repunte más elevado en un mes de enero de toda la serie histórica tras el de 2009 (+198.838 desempleados).

La subida de enero es la sexta consecutiva tras las de agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre, cuando 51.185, 95.817, 134.182, 59.536 y 1.897 personas más se sumaron a las listas de parados.

La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, ha subrayado que los datos del paro de enero ponen de manifiesto que las reformas laborales puestas en marcha por el Ejecutivo socialista "no han evitado que el despido sea el principal mecanismo de ajuste ante la caída de la demanda".