Aborto
Vista de una figura que representa un feto humano. EFE

El portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez Bayle, ha expresado etse miércoles su temor de que las ciudadanas españolas, tras la reforma del aborto anunciada por el Gobierno, tengan que volver a Londres para poder abortar.

Si solamente el 5% de los abortos se cubren en la sanidad pública habrá que fletar aviones, como en la época antigua

Así lo ha señalado Sánchez Bayle al ser preguntado sobre la modificación de la actual legislación, que el Gobierno pretende impulsar, durante la presentación de un informe sobre los recortes sanitarios en las Comunidades Autónomas.

La reforma de la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo se inspirará, tal y como anunció el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, en la defensa del derecho a la vida según la doctrina ya definida por el Tribunal Constitucional.

Al referirse a esta reforma, Sánchez Bayle ha comentado: "si solamente el 5% de los abortos se cubren en la sanidad publica y se aboca a las clínicas privadas al cierre, habrá que fletar aviones, como en la época antigua, para Londres, con mucha probabilidad".

"A lo mejor, si hacen un concierto con alguna aerolínea alguien hace negocio, al menos", ha añadido el portavoz, que considera que "será la única forma de que las ciudadanas de este país puedan tener acceso a esta prestación".

Aborto clandestino

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) ha considerado que la reforma de la ley del aborto creará inseguridad a las mujeres y abrirá "de nuevo la puerta" a que éstas pongan fin a la gestación de forma clandestina.

La asociación se ha preguntado que hará el Gobierno con el resto de aspectos recogidos en la ley, como la educación sexual prevista en la norma, si suprimirá la libre dispensación de la píldora postcoital o si "bloqueará" la formación de los profesionales que quieran conocer la práctica sanitaria de aborto provocado.

También ha opinado que la reforma supone no solo tutelar la decisión de las mujeres de 16 y 17 años, sino "convertir en menores de edad a todas las mujeres españolas", y, además, "ninguneará" la decisión de éstas sobre su embarazo. Ha señalado que las mujeres de 16 y 17 años que no pueden comunicar su decisión al tutor legal representan tan solo un 0'41 por ciento de las mujeres que abortan, "sin embargo este colectivo de menores representan a un grupo altamente vulnerable"

Lejos de el marco legal Europeo

También este miércoles el sindicato Comisiones Obreras se ha referido en un comunicado a la reforma: ha defendido la actual ley del aborto y ha criticado la propuesta del ministro de Justicia, ya que, a su juicio, supondrá "un claro retroceso" de los derechos básicos y distancia la legislación española de las europeas, que "sí reconocen la capacidad de las mujeres para decidir".

Cada retroceso en la legislación es "un riesgo para la salud y la vida de las mujeres"

Para el sindicato, con la reforma anunciada por Ruiz-Gallardón se volverá "a una nueva situación de desprotección e inseguridad jurídica", y ha considerado que cualquier retroceso en la legislación sobre el aborto expone a un mayor riesgo para la salud y la propia vida de las mujeres.

Además, la reforma anunciada ha sido criticada por la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) al considerarla un "claro retroceso en los derechos de las mujeres y en el camino a una sociedad igualitaria", según ha afirmado su presidenta, Julia Pérez, en un comunicado.

Según Pérez, la ley aprobada por el anterior Gobierno respondió a una "clamorosa demanda social. Para UNAF, la reforma anunciada "pretende tirar por tierra" la norma anterior y "apunta a un camino de inseguridad jurídica" que es "impropio de un sistema democrático que defiende la igualdad y que debe garantizar la maternidad libremente decidida".