Guantánamo
Un preso de Guantánamo es conducido a un interrogatorio (Foto: Reuters) Reuters
El general John Craddock, jefe del Mando Sur Conjunto de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, dijo en una conferencia de prensa telefónica que los guardas del Campo 1, en ese centro donde EEUU retiene a cientos de supuestos terroristas, encontraron a los tres reclusos inconscientes esta mañana, temprano.

El Mando Sur, que tiene jurisdicción militar sobre Guantánamo, en la isla de Cuba, indicó que dos de los hombres eran saudíes y el otro yemení.

El personal médico hizo todos los esfuerzos posibles para reanimarlos

"De inmediato el personal médico hizo todos los esfuerzos posibles para reanimarlos", dijo Craddock.

"A pesar de ello, un médico certificó sus muertes poco después", añadió.

El contraalmirante Harry Harris, jefe de la Fuerza de Tareas Conjunta a cargo del campo de prisioneros, sostuvo, en la misma conferencia de prensa telefónica, que "los suicidios no fueron un acto de desesperación".

"Fueron un acto de guerra", añadió el militar, que precisó que los presos utilizaron para ahorcarse jirones de ropa y de sábanas.

Los suicidios no fueron un acto de desesperación

El Pentágono indicó que el presidente George W. Bush, quien pasó el fin de semana en Camp David (Maryland), fue notificado de las muertes a las 07.45 horas (11.45 GMT) por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, mientras que el Departamento de Estado se mantiene en contacto con los gobiernos de Arabia Saudí y Yemen.

Tras hacerse pública la información oficial, el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, dijo que el presidente había expresado en Camp David su "profunda preocupación" por estos hechos.

Bush, según su portavoz, ha exigido que los cadáveres de los reclusos sean tratados con el debido respeto y de acuerdo con las costumbres musulmanas.

Según el portavoz presidencial, no existen indicios de que los suicidios estén relacionados con la muerte, el pasado jueves, del jefe de Al Qaeda en Irak, el terrorista jordano Abu Musab Al Zarqaui.

Desde que EEUU inició su guerra global contra los terroristas en septiembre de 2001, las fuerzas militares y agencias de seguridad han capturado, interrogado, trasladado y eliminado a miles de personas en decenas de países.

En total casi 760 hombres han pasado por Guantánamo, aunque ahora hay 462. A lo largo de casi cinco años ha habido más de 40 intentos de suicidios, y los del domingo son los primeros que culminan con la muerte de los cautivos.

Bush quiere cerrar la prisión

El viernes, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reiteró que desea cerrar la prisión de Guantánamo y juzgar a los detenidos más peligrosos en tribunales "de Estados Unidos".

                    NOTICIAS RELACIONADAS