Consejo de Seguridad
Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre la situación en Siria, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos. JUSTIN LANE / EFE

El primer ministro catarí, Hamad bin Jassim al Thani, ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que apoye el plan de transición para Siria presentado por la Liga Árabe y que actúe para detener "la máquina de matar" del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad.

"La realidad sobre el terreno demuestra que el baño de sangre no se ha detenido, que la máquina de matar está todavía en marcha y que la violencia se extiende", dijo el dirigente catarí al Consejo de Seguridad, que negocia una resolución que pide a Al Asad que abandone el poder y se forme un gobierno de unidad nacional en Siria.

Las autoridades sirias no han hecho ningún esfuerzo por cooperarEl diplomático árabe lamentó que todos los esfuerzos de la Liga Árabe por detener la violencia hayan sido "inútiles" hasta ahora porque "las autoridades sirias no han hecho ningún esfuerzo por cooperar" con la organización, sino que "su única solución ha sido la de matar a su propio pueblo".

"Venimos a pedir al Consejo que apoye este plan presentado por la Liga Árabe. Las esperanzas del pueblo sirio están en sus manos", dijo Hamad bin Jassim al Thani, quien pidió al máximo órgano de decisión de Naciones Unidas que "adopte una posición positiva al apoyar la postura árabe" en esta crisis.

El jeque catarí apostó por la adopción del proyecto presentado la semana pasada por Marruecos junto a europeos y estadounidenses, al afirmar que, de no ser así, "se enviaría el mensaje equivocado a Siria: se le animaría a seguir adelante con la represión contra su pueblo". Exhortó, además, al Consejo a apoyar "todas las medidas adoptadas en la resoluciones de la Liga Árabe, sobre todo en lo referente en las sanciones económicas y prohibiciones de viaje".

No pedimos un cambio de régimen, eso lo debe decidir el pueblo sirio"No pedimos una intervención militar, sino que abogamos por la presión económica para que el régimen sirio se dé cuenta de que debe cumplir con las peticiones de su pueblo. No pedimos tampoco un cambio de régimen, eso lo debe decidir el pueblo sirio", añadió el dirigente catarí, quien alertó de que la continuidad de esa crisis supone "una amenaza para toda la región".

El jeque catarí fue el primero en hablar en una reunión del Consejo de Seguridad en la que se encuentra también el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, así como la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, y los ministros de Exteriores de Francia, Alain Juppé, y Reino Unido, William Hague, entre otros.

Clinton pide no ser "cómplices"

Clinton, pidió al Consejo de Seguridad que apoye una resolución con el plan de transición para Siria diseñado por la Liga Árabe y que evite ser "cómplice" de la prolongada ola de violencia que atraviesa el país. "Tenemos que posicionarnos: O estamos al lado del pueblo sirio o somos cómplices de la prolongada ola de violencia que vive el país", dijo Clinton en una reunión del Consejo de Seguridad"

O estamos al lado del pueblo sirio o somos cómplices de la prolongada ola de violencia que vive el paísLa jefa de la diplomacia estadounidense subrayó que ha llegado "la hora de que la comunidad internacional deje a un lado sus diferencias y envíe un mensaje claro de apoyo al pueblo sirio", por lo que abogó por la aprobación por parte del Consejo de una resolución contra Damasco.

"Estados Unidos pide al Consejo de Seguridad que apoye las demandas de la Liga Árabe para que el Gobierno sirio suspenda de forma inmediata sus ataques contra la población y que garantice la libertad para que lleven a cabo manifestaciones pacíficas", añadió Clinton.

También señaló que es falso que en Siria se vaya a vivir la misma situación que se vivió en Libia tras la actuación del Consejo. "La alternativa, despreciar a la Liga Árabe, abandonar al pueblo sirio y envalentonar al dictador, agravará esta tragedia, supondrá un fracaso en nuestra responsabilidad compartida e impactará en la credibilidad de Naciones Unidas", afirmó Clinton que calificó de "brutal" al régimen de Al Asad.

El régimen de Damasco, según la secretaria de Estado, ha llevado a Siria "al borde del caos y, cuanto más tiempo permanezca Al Asad en el poder más difícil será la reconstrucción cuando se marche". "Todos sabemos que el cambio está llegando a Siria. Pese a sus despiadadas tácticas, el reino del terror del régimen de Al Asad llegará a su fin y el pueblo podrá trazar su propio destino", dijo Clinton.

Rusia, aliado de Damasco y con derecho a veto

La visita al Consejo de Seguridad de los representantes de la Liga Árabe responde al esfuerzo de los países árabes y europeos más Estados Unidos por sacar adelante una resolución de condena a la represión en Siria y que pide a Al Asad que traspase el poder a su vicepresidente para iniciar un proceso de transición que lleve a celebrar "elecciones transparentes y libres".

Esperamos lograr un acuerdo en los próximos dos días

Las miradas están puestas en la decisión final que al respecto adopte Rusia, miembro permanente del Consejo de Seguridad y por lo tanto con poder de veto, aliado tradicional de Damasco y que junto a China vetó en octubre pasado una resolución presentada por los países europeos.

De momento,Rusia reitera su rechazo a la propuesta árabe y occidental, al señalar que "el Consejo de Seguridad no puede imponer los parámetros de un acuerdo político interno, porque no tiene ese mandato" y defendió que "las partes enfrentadas deben iniciar un diálogo por ellas mismas en lugar de ser intimidadas para ello".

Su embajador, Vitaly Churkin, reconoció, sin embargo, que el texto marroquí incluye algunos puntos que su país ya defendió en su propio propuesta de diciembre pasado, por lo que dijo que tiene "la esperanza" de que el Consejo de Seguridad alcance "el consenso" sobre el problema sirio, "ya que es posible y necesario".

"Las palabras del representante ruso abren la posibilidad de diálogo y debate sobre el texto. Esperamos lograr un acuerdo en los próximos dos días", dijo a la salida de la reunión el ministro de Exteriores de Francia, Alain Juppé, quien en su intervención señaló que "el silencio del Consejo de Seguridad sobre Siria ha sido hasta ahora escandaloso".