'Panchama Ragaputra of Bhairava Raga'
Ragamala de finales del siglo XVII Claudio Moscatelli Collection. Photo © Matthew Hollow Photography

Son colecciones de notas, similares a las escalas, que marcan al tema musical y establecen la atmósfera que se va a crear en torno a la melodía.  Las ragas constituyen el germen de la música india, el alma de cualquier composición.

Ragamala significa en hindi "guirnalda de ragas". Es un género dentro de la miniatura que refleja en pintura lo que el sonido debe transmitir. Durante 500 años -del siglo XV al XIX- fue uno de los más prolíficos de la India e incluso se creía que Ragamala podía ser el nombre de una escuela pictórica o de un importante artista.

La Dulwich Picture Gallery de Londres expone desde hace unos días y hasta el 27 de mayo Ragamala Paintings from India: Poetry, Passion, Song (Pinturas ragamala de la India: poesía, pasión y canción), una de las escasas muestras dedicadas a este tipo de miniaturas como tema central.

Las pintaban artistas de la corte con pigmentos naturales fabricados de modo artesanal con minerales, insectos y flores. Cada ilustración incluye el extracto de un poema que describe la atmósfera de la raga, casi siempre relativa al amor en todas sus formas y a la devoción. Las pinturas combinan pintura, poesía y música en una especie de manual de instrucciones para interpretar una melodía.

El amante y el amado

Las 24 exquisitas piezas escogidas para la exposición son de la colección Claudio Moscatelli, restaurador de arte nacido en Italia y residente en Londres, que tras observar las ragamalas con detenimiento encontró similitudes con las pinturas primitivas de Siena, en la Toscana.

No fueron creadas para vivir colgadas de una pared. Las delicadas miniaturas eran objetos para palpar. Cada colección de 30 o 40 láminas se sacaban en los eventos especiales y se disfrutaban tras compartir un banquete y escuchar música. Eran el pasatiempo de las cortes reales y su progresiva decadencia se debió al declive del mecenazgo aristocrático.

No se creaban para colgarse en la pared. Eran objetos para palparEl tema esencial de todas ellas es la relación entre el amante y el amado, una metáfora de la relación entre el ser humano y la divinidad. Los escenarios son refinados espacios palaciegos donde tienen lugar cortejos, pero también combates, escenas de caza, competiciones deportivas y recepciones formales.