Estadio de Munich
Estadio de Munich. (Archivo/Efe) Efe

Un total de 158 campeones del mundo estarán presentes hoy en la inauguración en Múnich, donde se espera mucho espectáculo.

Los actos festivos en el estadio para hoy no llegarán ni a durar 45 minutos, aunque serán muy especiales
La ceremonia inaugural comenzará a las 16:23 minutos, hora local y peninsular española, y estará marcada por muchos elementos de la tradición bávara como los
típicos vestidos de cuero o las procesiones de tamborileros.

Sin embargo, también habrá elementos de todas partes del mundo como vestidos tradicionales de los cinco continentes.

El momento culminante de la ceremonia será la presentación de todas las selecciones campeonas del mundo, primero con imágenes de vídeo y luego con la entrada de los supervivientes de todos los equipos que han ganado el título.

La entrada en el campo de la modelo germana Claudia Schiffer y del astro del fútbol por excelencia, Pelé, quienes portarán la Copa hasta el centro del campo, será uno de los momentos estelares.  

Tras la presentación, harán su entrada el presidente de la FIFA, Sepp Blatter, el presidente alemán, Horst Kohler, y el presidente del Comité Organizador, Franz Beckenbauer.

No habrá discursos farragosos, todo será muy breve.

Kohler procederá después a inaugurar el Mundial y será seguido por un epílogo musical en el que se presentará la canción del torneo, compuesta por el músico alemán Herber Gronemayer, en sus versiones alemana e inglesa.

Hacia las 16:55 los participantes en la ceremonia empezarán a abandonar el campo y se procederá a desmantelar el escenario para que el campo esté listo a las 17:10 para que los equipos de Alemania y Costa Rica puedan empezar a calentarse de cara al partido.

En general, con esta puesta en escena Alemania quiere presentarse al mundo como abierta, moderna y flexible y, ya desde su primer minuto oficial de vida mundialera, romper con su imagen de país ortopédico y lento de reflejos.

Por su parte, la FIFA ganará unos 1.800 millones de euros, principalmente procedentes de patrocinadores y derechos de televisión.

 

Pendientes del partido inaugural 

En Alemania, el público y la prensa parecen creer poco en la fortaleza de los centroamericanos,  pero el seleccionador alemán, Jürgen Klinsmann, no se ha cansado de reiterar su respeto por el rival al que ha observado minuciosamente.

Tenemos un gran respeto por Costa Rica

"No podemos influir en las expectativas que hay pero tenemos un gran respeto por Costa Rica, conocemos a cada jugador y hemos visto como golearon en casa a Estados Unidos por 3-0 jugando a un gran nivel", dijo hoy Klinsmann en Berlín antes de partir hacia Múnich para el partido inaugural.

Ballack no jugará (Foto: Efe)"Lo daremos todo desde el primer minuto. Queremos una victoria pero costará mucho trabajo", advirtió el seleccionador germano que con casi seguridad se verá forzado a compensar la baja de su capitán Michael Ballack.

Costa Rica, por su parte, llega al duelo ante los alemanes animado por la buena imagen que ha dejado en sus presencias mundialistas y las sorpresas que históricamente suele deparar el partido inaugural.

Guimaraes, entrenador de origen brasileño pero nacionalizado y asentado en el país centroamericano, ha preparado con tiempo y minuciosidad la puesta en escena del combinado tico.

El entrenador, que volvió al cargo hace un año para clasificar al equipo a esta fase final, ha recurrido a la vieja guardia, con experiencia mundialista, para afrontar el torneo.

La base del once que salte al terreno de juego del estadio de la Copa del Mundo de la FIFA de Múnich estará formada por jugadores que ya estuvieron cuatro años antes en Mundial.

Costa Rica siempre ha dado la cara en un Mundial

En Italia 1990, el de su debut, rompió las previsiones y superaron la primera ronda con victorias tan inesperadas como las obtenidas en los partidos ante Escocia (1-0) y Suecia (2-1) y hace cuatro años, en Corea, se quedó en puertas de los octavos de final por culpa de la diferencia de goles.

Klinsmann, sin Ballack

Ballack, baja casi segura
Klinsmann, en cambio, tiene que enfrentar la baja casi segura de Ballack y su más probable sustituto es Tim Borowski cuyo estilo de juego es muy parecido al del capitán aunque no es tan peligroso como él en el juego aéreo.

Sin embargo, pese a la ausencia de Ballack, los balones aéreos pueden ser un dolor de cabeza para los costarricenses en el partido de mañana puesto que Alemania cuenta con buenos rematadores de cabeza como Miroslav Klose.

En todo caso, es claro que Alemania saldrá a jugar con agresividad desde el primer minuto mientras que Costa Rica apostará a que, si con el tiempo el gol de los locales no llega, los de Jürgen Klinsmann empiecen a ponerse nerviosos.

Otro peligro latente alemán es el juego de combinación que suelen desarrollar Philip Lahm, Bastian Schweinsteiger y Lukas Podolski por la banda izquierda.

                    NOTICIAS RELACIONADAS