Contrato
Muchas cláusulas se firman sin contar con información. ARCHIVO

En tiempos de crisis lograr del banco la concesión de una hipoteca es harto difícil. Se dan menos hipotecas y en condiciones más exigentes. Por eso es más importante que nunca saber qué se firma.

Ponga atención a las cláusulas de suelo y a las diferentes comisiones Un crédito hipotecario está lleno de letra pequeña, de hecho en estos años, no dejan de acumularse sentencias judiciales porque el banco o caja en cuestión no ha aclarado al cliente "todo" lo que estaba firmando.

Según la asociación Adicae, entre los diferentes abusos cometidos por las entidades financieras la mayoría se producen en las siguientes puntos:

Cláusulas suelo
Operan contra la bajada del euríbor. Estas cláusulas han sido introducidas a escondidas por las entidades para evitar que el consumidor pueda beneficiarse en la cuota de la baja del euríbor. Si son suelos muy altos (en torno al 4%) o vienen sin un techo, deben ser consideradas claramente abusivas.

Comisiones
Relativas a la indebida imposición de gastos y comisiones al consumidor.

Vencimiento
Las denominadas cláusulas de vencimiento anticipado permiten resolver el contrato de préstamo hipotecario por cualquier incumplimiento de obligaciones no principales (aquellas distintas a la obligación de devolución de capital e intereses fijados en la escritura).

Falsas obligaciones.
Algunos productos financieros vinculados se presentan como "obligatorios", cuando realmente no lo son, alegando una bajada del diferencial. El listado de productos es muy amplio, pero entre los más importantes están los seguros (de vida, hogar, desempleo, etc.), planes de pensiones, cuentas corrientes, etc.

Nuevas fórmulas de blindaje
Los seguros swap o clips son productos que las entidades ofrecen a los consumidores como un seguro de cobertura. En realidad, son productos de inversión de alto riesgo, se comercializaban vinculados a hipotecas. Los consumidores se encuentran atrapados y ante unos enormes costes de cancelación (de media rondan los 9.000 euros).

Evitar el euríbor
Se intenta aplicar índices de referencia para el cálculo más elevados al euríbor. Es el caso del IRPH, que ronda un punto porcentual más alto siempre que el euríbor.