Orxata Sound System
Los componentes de la banda Orxata Sound System. Pro21

La banda valenciana Orxata Sound System ofrece gratis su segundo álbum de larga duración, titulado 2.0, a través de su página web.  "Este disco es nuestro regalo y nos hará muy felices que lo compartáis, lo copiéis, lo disfrutéis, lo bailéis, los cantéis, lo regaléis...", reza su site. Más abajo se indica que las donaciones son bienvenidas, aunque no obligatorias: "Si queréis colaborar, podéis incluir la ayuda que consideréis".

Desde que en 2003 esta formación empezó a experimentar con estilos como el tecno, el drum & bass, el ragga, el dubstep y el hip hop, y a combinarlos con la canción tradicional valenciana, Orxata Sound System ha utilizado licencias Creative Commons, una modalidad de copyright que va ganando adeptos entre los artistas y que facilita la libre difusión de una obra.

Nuestra lucha es que esto no se confunda con el "todo vale" Curiosamente, esto no ha librado al grupo de alguna llamada de la SGAE: "En octubre telefonearon para decirnos que teníamos que pedirles autorización para celebrar un concierto. Nos quedamos de una pieza. Más tarde, cuando les explicamos que no éramos socios de la SGAE y que al tratarse de una asociación privada no podían exigirnos tal cosa, nos dejaron en paz", explica Jaume, uno de los componentes del sexteto, que revela que ellos registran bajo Creative Commons no únicamente su música, sino "la página web y a los vídeos" para no tener ningún problema legal.

Precisamente, el no formar parte de la SGAE, una institución con la que no comulgan por, entre otras cosas, su "afán recaudatorio", es una de las motivaciones que empujaron al grupo a acogerse a una modalidad de 'copyleft''. Otra es "una determinada filosofía de vida": "Somos partidarios de que todo sera más público y social. Que el arte se comparta, pero con responsabilidad". Jaume cree que sería positivo que la gente que aprecia y disfruta de su trabajo colaborara para sostenerlo con pequeñas aportaciones, aunque sabe que en España este comportamiento no es habitual. Hoy por hoy, sus ingresos salen de los directos. A Jaume no le preocupa esto: "Nos encanta tocar". Además, él no necesita mucho para vivir.

Nacho Vegas, Canteca de Macao...

No es la única banda que ha registrado sus trabajos bajo licencia Creative Commons en los últimos tiempos. Orxata Sound System conoce varios casos, y asegura que cada vez hay  más: el valenciano Arthur Caravan, los barceloneses At versaris...

"Es importante que el artista se reserve ciertos derechos pero a la que vez que pueda compartir su disco siempre que no haya propósito comercial", opinaba el año pasado el cantautor asturiano Nacho Vegas cuando era preguntado sobre su decisión de lanzar el álbum La zona sucia con una licencia abierta. Sorprendentemente, el CD llegó a ocupar los primeros puestos de las listas de ventas mientras el gijonés señalaba las carencias de una industria discográfica que "debía olvidarse del negocio tal y como estaba entendido hasta hace unos años y aprender a adaptarse".

Los sellos deben olvidarse del negocio tal como estaba entendido El ejemplo de Nacho Vegas ha sido seguido por otros de sus compañeros de profesión, como el exSexy Sadie Miki Serra, la dulce y jovencísima artista Cristina Quesada o la banda Canteca de Macao, esta última también adscrita a la fórmula del crowdfunding o financiación colectiva. "Aquí podéis escuchar, compartir y difundir nuestra música. Nuestro objetivo es el libro acceso a la cultura. Nuestra lucha es que esto no se confunda con el "todo vale" y el "todo gratis", indicaba la banda en su web, desde donde los usuarios pueden descargarse gratuitamente sus álbumes Nunca es tarde, Agua pa'la Tierra, Camino de la vida entera y Cachai?.

Con argumentos parecidos, el grupo cordobés Limousine ofrece desde 2010 descargas gratuitas de su trabajo The Ultimate Final Of The Mystic Heavyweights, aunque recuerda que los usuarios pueden comprar el vinilo, con lo que estarían ayudando a la banda "a seguir grabando y publicando música".

Rodro, vocalista del grupo de rock Melibea, también es partidario de las licencias Creative Commons, una opción que permite a su banda esquivar a intermediarios innecesarios y "obsoletos como las discográficas". "La difusión libre de nuestra música es lo que nos está haciendo crecer como grupo", opina Nacho, guitarra de la misma formación.

Además, ya existen comunidades digitales como Jamendo y MúsicaLibre que ofrecen un amplio catálogo de música con derechos libres.

"Todo está cambiando", admitía hace unos meses Nacho Vegas, quien reconocía, sin embargo, que aún no hay un modelo que de una solución completa a los artistas y a los diferentes agentes del mercado de la música. A los componentes de Orxata Sound System les gusta imaginar una salida que no acabe "con enfrentamientos entre unos y otros, sin ganadores y sin vencidos.