Protestas por el coste de la 'tarifa rescate'... y por las 'formas' de Spanair con los empleados

José María Robles, empleado de Spanair
José María Robles, empleado de Spanair
JORGE PARÍS

Los pasajeros con billetes de Spanair que intentan canjear sus pasajes y reubicarse en rutas de otras compañías tienen varias opciones. Una de ellas es la compra de un pasaje en otra compañía con una tarifa especial, aunque los viajeros han criticado que "es muy cara". Así lo comentaban dos jóvenes que iban a comprar un billete en otra aerolínea a "60 euros el trayecto, lo que nos parece excesivo".

Comprar otro billete en otra compañía para asegurarse llegar a su destino es lo que le han recomendado a Aníbal Rodríguez, de 25 años, militar residente en Gran Canaria, quien el pasado viernes, cuando la compañía ya había quebrado, pero todavía no había hecho pública su situación, compró a través de la página web de Spanair un billete de ida y vuelta a Gran Canarias por 80,10 euros. Iba a viajar el viernes día 3 de febrero. "He puesto una queja en AENA y en el mostrador de Spanair me han dicho que he hecho lo correcto", contaba a 20minutos este lunes.

A Aníbal no le han facilitado información sobre los billetes de rescate, ni Spanair se ha hecho cargo de ninguno de sus gastos, pero los trabajadores que todavía atienden en el mostrador de la compañía le han aconsejado que se compre "otro billete en otra compañía para asegurarme llegar".

"Compré seis billetes de ida y vuelta", afirmaba por su parte Virginia Rodríguez, una ingeniera de 27 años que la semana pasada compró todos los viajes que tenía previsto hacer hasta a Gran Canaria mientras realiza sus prácticas en Madrid. Seis vuelos de ida y vuelta (700 euros). Los compró de golpe para ahorrarse dinero, pero ahora no podrá viajar hasta que se lo reembolsen.

Otro trabajador de Spanair, que prefiere no dar su nombre, la noticia le ha afectado doblemente. En marzo por fin iban a hacerlo fijo, después de trabajar un tiempo como fijo discontinuo llevando maletas. Además el cierre lo ha dejado sin vacaciones: se iba a Perú por 175 euros, ida y vuelta, gracias a los precios especiales para empleados.

"Tiraré de la familia para salir adelante"

José María Robles lleva 15 años trabajando con Spanair en el aeropuerto de Barajas (Madrid) y el viernes se fue a su casa con la mosca en la oreja. "Todos los aviones de la compañía que aterrizaban se dirigían a los garajes [normalmente se quedan fuera para cubrir otros viajes]", explica este operario a 20 minutos con los ojos humedecidos.

Y es que Jose María, de 43 años y con un sueldo de 1.200 mensuales, tiene que hacer frente a la hipoteca y mantener a sus dos hijos y su mujer, que tiene un trabajo de media jornada.

"Tendré que tirar de mi familia para poder salir adelante hasta que esto se solucione. No me queda otra. Vivo al día", confiesa. Junto a José María varios de sus compañeros responsabilizan a la Generalitat de haber provocado todo este desastre: "Se llevaron de Barajas al Prat rutas que eran muy rentables por cuestiones nacionalistas y allí las echaron a perder".

También acusan a la compañía de no mantenerlos informados. Conocieron que Spanair dejaba de operar por los medios y por los mensajes de móvil que se mandaban entre compañeros. Ayer les comunicaron por carta que están en situación de permiso retribuido desde el viernes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento