sabina, un alivio en Lorca
El artista sonríe durante la presentación de su última gira por España. Jorge Paris
El de Úbeda trae hasta la provincia su última gira, Carretera y top manta, concretamente a Lorca. Recuperado de su depresión, el cantautor presenta Alivio de luto, uno de sus álbumes más íntimos y melancólicos.

El incombustible Joaquín Sabina recupera el espíritu del rock & roll en su nueva gira, Carretera y top manta, cuyo título tanta polémica le ha suscitado con Ramoncín (a quien le parece impropio que haga broma con el pirateo de discos).

A Sabina le entusiasma la mezcla de guitarras crudas y eléctricas con la base acústica de una rotunda batería sobre el escenario. Esta gira es un espectáculo nuevo con una escenografía de José Navarro, que incluirá las canciones más rockeras con temas de su último disco. Joaquín aporta la puesta en escena, en la que se refleja su extenso currículum, plagado de anécdotas. Una es que su padre, comisario de Policía, lo detuvo a los 19 años por pertenecer al Partido Comunista.

En 1974, el ex beatle George Harrison le dio una propina de cinco libras cuando Sabina tocó para él en su cumpleaños, y el propio Bob Dylan le prohibió tocar la versión paródica que hizo del tema In the Beginning, que él llamó Con su bikini.

El director de la discográfica CBS le ofreció su primer contrato con la referencia de la canción  ¡Qué demasiao!

* Plaza de Toros de Lorca, Paseo de Sutullena, s/n. Mañana, a partir de las 23.00 h. Entradas a 30 euros. En las taquillas del Teatro Guerra de Lorca, de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 20.00 h. También en www.ticktackticket.com o en el 968 473 122.

Al escenario y de luto

Los incondicionales de Sabina pueden disfrutar de un artista con más fuerza que nunca, simpático y llamando a las cosas por su nombre, como siempre lo ha hecho. Suerte mañana, maestro.

Biografía. Nacido en Úbeda (Jaén), Joaquín Sabina publicó el año pasado Alivio de luto, un esperado trabajo tras tres años de silencio. Después de numerosas entrevistas realizadas, el deseo de todos los fans se ha hecho realidad: la vuelta a las giras. Llega ahora un Sabina con más fuerza que nunca, simpático y llamando, como siempre, a las cosas por su nombre.

Exito de ventas. La canción Pongamos que hablo de Madrid fue grabada por Antonio Flores antes que por Sabina y alcanzó el número uno en Los 40 Principales. Y en 1997 lo recibió Fidel Castro, con quien conversó durante cinco largas horas. Sabina en su más pura esencia. O al menos eso es lo que esperan sus numerosos y fieles seguidores, que seguro que se darán cita en masa.