Enredado por un ‘flash’

La última película del francés Francis Veber retoma a Daniel Auteuil  como gancho cómico para otra serie de curiosas situaciones cómicas.
Gad Elmaleh interpreta al nuevo Fraçois Pignon, que en esta ocasión es un humilde aparcacoches.
Gad Elmaleh interpreta al nuevo Fraçois Pignon, que en esta ocasión es un humilde aparcacoches.
Foto
Desde hace unos años, el director francés Francis Veber se ha convertido en un especialista de la comedia de enredo.
La cena de los idiotas y
Salir del armario consiguieron triunfar en las taquillas de media Europa con un humor sencillo pero realmente eficaz.

En esta ocsión, el lío parte de una indiscreta fotografía. En ella, un popular multimillonario aparece con su amante, lo que le puede suponer un carísimo divorcio. En lugar de asumir su error, aprovecha que también aparece en la imagen un pobre aparcacoches para intentar encalomarle a la bella muchacha.

El multimillonario montajista está interpretado por Daniel Auteuil, que regresa a su faceta más cómica tras pasarlo realmente mal en la última obra de Michael Haneke, Caché.

La engañada mujer no es otra que la veterana actriz británica Kristin Scott Thomas (vista en  Gosford Park, de Robert Altman).

La bella amante está encarnada por Alice Taglioni, actriz conocida por la reciente revisión de La Pantera Rosa.

* Francia, 2005. Dir.: Francis Veber. Int.: Gad Elmaleh, Daniel Auteuil. Dur.: 85 min.

La marca de la casa

François Pignon es un pobre diablo que lucha por sobrevivir en una sociedad en la que se encuentra un poco desplazado. Es un hombre sencillo, humilde y del pueblo. Pese a mantener esas constantes, su rostro varía sensiblemente. Es el personaje que siempre utiliza Veber. Lo han encarnado Jacques Villeret y Daniel Auteuil en La cena de los idiotas y Salir del armario, respectivamente.

OTROS ESTRENOS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento