Los paleontólogos, que se vieron obligados a romper el gran fémur de la criatura para transportarlo en un helicóptero, no hallaron una pieza sólida en el hueso fosilizado, sino algo que parecía un poco más pequeño que una roca.

Cuando lo llevaron al laboratorio y extrajeron los minerales duros, descubrieron lo que parecían venas, células óseas y quizás hasta células sanguíneas.

'Son transparentes, son flexibles', dijo el jueves Mary Higby Schweitzer de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y de la Universidad Estatal de Montana, que condujo el estudio.

La experta indicó que las venas eran flexibles y que en algunos casos se pudo exprimir su contenido.

'Las microestructuras que parecen células están preservadas en todas sus formas', agregó Schweitzer, cuyos hallazgos fueron publicados en la revista Science.

'Nunca se ha visto antes en un dinosaurio una preservación a este grado, donde aún tiene esta flexibilidad y transparencia'. Contenidos de plumas, pelo y huevos fosilizados sí, pero no tejidos blandos, agregó.

El estudio de los tejidos blandos puede ayudar a responder muchas preguntas acerca de los dinosaurios. Si eran de sangre fría como los reptiles, de sangre caliente como los mamíferos, o algo intermedio, y cómo se relacionan con las especies actuales.

¿PARQUE JURASICO?

'Si podemos aislar ciertas proteínas, quizás podamos resolver el problema de la fisiología del dinosaurio', dijo Schweitzer.

Por supuesto, la gran pregunta es si será posible ver el ADN del dinosaurio. 'No lo sabemos aún. Estamos haciendo mucho en el laboratorio ahora que parece prometedor', dijo Schweitzer.

Para asegurarse de que estaba viendo lo que pensaba, Schweitzer comparó muestras del Tiranosaurio con huesos de un avestruz muerto. La experta escogió a un avestruz porque se cree que las aves son los parientes vivos más cercanos a los dinosaurios, y las avestruces son pájaros grandes.

Tanto los vasos sanguíneos del avestruz como los del dinosaurio contenían pequeños puntos marrón rojizo que podrían ser el núcleo de células endoteliales que revisten los vasos sanguíneos.

Al extraer los minerales de los huesos del avestruz y del T-rex, surgieron las fibras flexibles. El examen por microscopio mostró que aparecían células óseas llamadas osteocitos en ambos.

Ciertamente los hallazgos muestran que la fosilización no procede como asumía la ciencia, dijo Schweitzer. Desde el descubrimiento, la científica ha encontrado muestras similares de tejido blando en otros dos fósiles de Tiranosaurio y en un hadrosauro.

El fósil del T-rex se extrajo de la excavación Hell Creek en el estado norteamericano de Montana, una zona rica en fósiles.

El paleontólogo Jack Horner dijo que los restos estaban encajonados en un área de 1.000 metros de piedra arenisca. 'Es un espécimen fantástico', dijo.

'El espécimen estaba muy lejos del camino, (por lo que) todo tuvo que hacerse por helicóptero'.

Este fósil de dinosaurio en particular era demasiado grande para levantarlo y a regañadientes tuvieron que romper el fémur.

Normalmente los paleontólogos ponen sustancias para preservar los fósiles inmediatamente, pero Schweitzer ha tratado de encontrar tejido blando en los fósiles de dinosaurios, por lo que a éste no se le puso.

Horner dijo que esperaba que los museos de todo el mundo comiencen a abrir los huesos y a buscar tejido blando en sus fósiles. *.