Francesco Schettino
El capitán del crucero 'Costa Concordia', Francesco Schettino. AP / GTRES

El test de consumo de drogas realizado a Francesco Schettino, capitán del crucero Costa Concordia, resultó negativo, comunicó este lunes su abogado a los medios de comunicación locales. Bruno Leporatti dijo que así se reafirma que su cliente no estaba bajo el efectos de las drogas cuando se produjo el accidente, como siempre habían sostenido.

Schettino se encuentra actualmente en arresto domiciliario bajo la acusación de homicidio involuntario múltiple, naufragio y abandono de la nave.

El crucero Costa Concordia, con más de 4.200 personas a bordo, encalló frente a las costas de la isla del Giglio después de impactar contra un escollo, debido a que se salió de la ruta y se acercó a la costa.

Un reclamo publicitario

Según las declaraciones del abogado en los días pasados, Schettino asegura que avisó a la compañía naviera Costa Cruceros tras el impacto y que el hecho de salirse de ruta para realizar lo que se llama "un saludo" a la isla estaba autorizado, ya que se suele hacer por motivos de publicidad.

Los fiscales de Grosseto, en el centro de Italia, que conducen las investigaciones escucharon este lunes al comandante de la Capitanía de Puerto de Livorno, Gregorio Di Falco, que ordenó en varias conversaciones telefónicas a Schettino que regresase a la nave para coordinar las tareas de salvamento de los pasajeros.

La nave oceanográfica de la Marina militar italiana tiene previsto llegar a la isla de Giglio para ocuparse de sondear el fondo marino en búsqueda de la veintena de personas que continúan desaparecidas.

Este fin de semana se localizaron dos cuerpos más entre los restos del crucero, con lo que se eleva a 13 el número de víctimas mortales del naufragio.