Wilman Villar es el tercer preso disidente muerto por huelga de hambre en Cuba

Fotografía cedida vía la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que muestra al disidente Wilman Villar, fallecido este jueves en un hospital de Santiago de Cuba.
Fotografía cedida vía la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que muestra al disidente Wilman Villar, fallecido este jueves en un hospital de Santiago de Cuba.
EFE

Wilman Villar, fallecido este jueves en un hospital de Santiago de Cuba tras una huelga de hambre de unos 50 días que inició en prisión al ser condenado en noviembre a cuatro años de cárcel, es el tercer preso disidente cubano que muere a consecuencia de una protesta de este tipo.

Los dos anteriores fueron Orlando Zapata Tamayo, fallecido en febrero de 2010 tras mantener durante 85 días una huelga de hambre para ser tratado como un "prisionero de conciencia", y Pedro Luis Boitel, quien murió el 25 de mayo de 1972 en la prisión Castillo del Príncipe, después de una protesta igual, de 53 días.

Wilman Villar, de 31 años, pertenecía desde el pasado septiembre a un grupo llamado Unión Patriótica de Cuba, creado a mediados de 2011 y que lidera el ex preso político José Daniel Ferrer, según Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).

Villar fue detenido el 14 de noviembre cuando participaba en una protesta de ese grupo en la localidad oriental de Contramaestre, donde residía, y días después, según la CCDHRN, se le sometió a un "juicio sumario" por delitos de desacato y atentado a la autoridad, y fue condenado a cuatro años de prisión. Fue encarcelado en la prisión de Aguadores donde comenzó una huelga de hambre en protesta por su condena.

La disidencia cubana ha comparado este caso con el de Orlando Zapata, que murió en febrero de 2010 tras una larga huelga de hambre en la cárcel con la que pedía ser tratado como prisionero de conciencia.

El primer preso disidente que falleció tras una huelga de hambre fue Pedro Luis Boitel, quien había sido detenido en 1961 y, después de cumplir la condena de diez años que le había impuesto la Justicia, vio como su cautiverio se prolongaba, por lo que inició esa protesta en demanda de su excarcelación.

Desde su muerte, Boitel se convirtió en mártir de la disidencia cubana y su figura da nombre a un movimiento dedicado a denunciar la situación de los presos políticos y a un premio a la lucha por la libertad concedido por organizaciones no gubernamentales.

Huelga de hambre

La lista de presos disidentes cubanos que han recurrido a la huelga de hambre en demanda de su excarcelación o de mejoras en su situación penitenciaria es muy extensa.

Entre ellos destaca Jorge Luis García Pérez, conocido como Antúnez, quien permaneció 17 años en prisión (1992-2007), en los que llevó a cabo al menos cinco huelgas de hambre entre 1998 y 2001. En marzo de 2009, ya en libertad, Antúnez protagonizó una nueva huelga de hambre para exigir el final del maltrato a los presos, y tuvo que ser hospitalizado debido al deterioro de su salud.

Orlando Zapata formaba parte del "Grupo de los 75" disidentes que fueron condenados en marzo y abril de 2003 a penas de hasta 28 años de prisión por, entre otros delitos, atentar contra la integridad del Estado y conspirar a favor de Estados Unidos.

Entre los condenados se encontraban el poeta Raúl Rivero, el periodista Manuel Vázquez Portal, el doctor Oscar Elías Biscet, o los activistas Héctor Palacios, Oswaldo Alfonso y Martha Beatriz Roque.

La represión desatada por el Gobierno cubano llevó a la Unión Europea (UE) a imponer sanciones diplomáticas simbólicas a Cuba que fueron suspendidas en 2005 y levantadas totalmente en 2008.

El escritor y periodista Raúl Rivero fue uno de los primeros en ser excarcelado, en noviembre de 2004, y actualmente reside en España.

La mediación de las autoridades españolas permitió en febrero de 2008 que salieran de prisión José Gabriel Ramón, Alejando González Raga, Pedro Pablo Álvarez y Omar Pernet.

Excarcelacion de presos disidentes

En octubre de 2009, tras una visita a La Habana del entonces ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, fueron liberados los presos políticos Nelson Alberto Aguiar Ramírez y Omelio Lázaro Ángulo Borrero, además del empresario español Pedro Hermosilla.

Entre julio de 2010 y abril de 2011, el Gobierno del presidente Raúl Castro excarceló progresivamente a 126 presos políticos, incluidos los 52 del "Grupo de los 75" que quedaban en prisión. Las excarcelaciones tuvieron lugar tras un inédito proceso de diálogo entre el Gobierno y la Iglesia católica cubana, apoyado por el Ejecutivo español.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento