Wilman Villar
Fotografía cedida vía la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que muestra al disidente Wilman Villar, fallecido este jueves en un hospital de Santiago de Cuba. EFE

“Hay mucha gente que tiene esperanza de que vaya a producirse un cambio, mi única esperanza es poder salir de aquí”. El mensaje angustiado de Janis Barzaca es apenas audible por teléfono. Los sollozos de esta ciudadana cubana inundan la línea. Su mejor amiga, su compañera de la infancia, Maritza, acaba de perder a su marido, Wilman Villar, después de una huelga de hambre en protesta por la represión del régimen castrista. “Tenemos mucho miedo”, asegura.

Estoy aterrada, con un miedo infinito (...) Lo han matado por haber defendido sus derechosEn la Habana son las 12.46 de la mañana y Maritza Pelegrino, la mujer del fallecido Villar, se encuentra en la funeraria de Contramaestre, una localidad cercana a Santiago de Cuba. Este viernes ha decidido dejarle el móvil a su amiga Janis. Las autoridades castristas le amenazaron este jueves con quitárselo cuando acudió a velar el cadáver de su marido, que no resistió el ayuno de una huelga de hambre que se alargaba desde el pasado 24 de noviembre.

Wilman falleció en un hospital de Santiago. Y según fuentes de la oposición, el Gobierno castrista solo se ocupó de su salud “hace seis días”, cuando lo trasladaron al centro médico tras sufrir una "sepsis generalizada" y una neumonía.

“Estamos aterrados”, asegura Janis durante la conversación telefónica mantenida este viernes con 20minutos.es. Maritza, la viuda de Wilman, es como una hermana para ella. Se conocen desde pequeñas y nunca se han separado. “Lo han matado por defender nuestros derechos”, asegura sobre el fallecimiento del disidente de 31 años, miembro desde septiembre del grupo opositor 'Unión Patriótica de Cuba', y a quien el régimen cubano había condenado a cuatro años de cárcel por atentado contra la autoridad.

Aumento histórico de la represión

“¿Atentado contra la autoridad? Eso es falso. Simplemente se ha dejado morir a un ciudadano”, asegura Elizardo Sánchez, fundador de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y de Reconciliación Nacional. Para Elizardo, un conocido opositor al régimen castrista, lo que ha sucedido en los últimos días con Wilman, o con la nueva detención de Guillermo Fariñas, no es una casualidad. “Las cifras no engañan”, explica; “En diciembre se han producido 796 detenciones, más que en ningún otro mes de los últimos 30 años. Y se ha arrestado a 4.000 personas en 2011, casi el doble que todo el año anterior”.

En diciembre se produjeron 796 detenciones, más que en ningún otro mes de los últimos 30 añosJanis, ocupada ahora en responder al móvil de la viuda de Wilman, confirma los datos del activista cubano. “La represión ha aumentado”; asegura, “hay muchos detenidos, muchos asesinados, muchos atropellados [voz cubana para describir agresiones], han pegado a las Damas de Blanco, a los opositores, a menores de edad... ¡hay incluso menores en las cárceles! La amiga de Maritza cuenta que este jueves la viuda de Wilman Villar, cuando fue a velar el cuerpo de su esposo en la funeraria, recibió "una lluvia de huevos duros" por parte de defensores del régimen de Castro.

La amiga de Mariza tiene mucho miedo de que el régimen tome represalias. Peor aún. Está aterrada porque el próximo 10 de marzo tiene una entrevista con las autoridades para que le permitan reunirse con sus familiares en Miami. Ahora vive con sus hermanos en Cuba. Pero teme que la muerte de Wilman pueda suponer un contratiempo para dejar el país. Asegura, de hecho, que le han llegado “insinuaciones” de que el régimen puede frenar su salida.

“Quiero salir de este terror, pero tampoco puedo dejar sola a Maritza en este momento”, argumenta Janis, que intenta controlar de nuevo el llanto. “Ahora debemos pensar más en ella que en la política. Se ha quedado sola con sus dos niñas...”

Decepción con el exgobierno de Zapatero

El entierro de Wilman Villar está programado para las tres de la tarde en Contramaestre (nueve de la noche en España) y las fuerzas de seguridad cubanas, según fuentes de la oposición, están tratando de impedir que asistan muchos disidentes a la población del sureste cubano a la despedida del opositor. “El funeral se ha estado desarrollando entre una oleada de represión. Se han producido un centenar de detenciones preventivas tras la muerte de Wilman”, asegura Elizardo Sánchez desde la isla.

Moratinos es una personalidad detestable. En todo momento puso por delante la legitimidad del Gobierno cubanoLos grupos opositores cubanos no han recibido aún las condolencias de ningún Gobierno por la muerte de Wilman. “No suelen reaccionar con tanta prontitud”, afirma Elizardo Sánchez quien espera del nuevo Gobierno de España que “por supuesto no vayan a aplaudir” la muerte del disidente cubano y algo más de compresión hacia los opositores de -como él lo denomina- el “Reino de Castro”.

“La política que siguieron Zapatero y Moratinos fue nefasta para Cuba”, añade Elizardo sobre la que considera la “peor situación de derechos humanos en toda Iberoamérica”. Especialmente guarda rencor hacia la postura del exministro de Exteriores español hacia el régimen de Castro. “Moratinos es una personalidad detestable. En todo momento ha puesto por delante la legitimidad del Gobierno cubano, les ha ofrecido apoyo diplomático y ha trabajado para cambiar la crítica posición común de Bruselas”.