Robert Redford
Robert Redford inaugura el Festival de Cine de Sundance 2012. Geroge Frey / Efe

Hubo un tiempo, hace ya bastantes años, en el que Sundance era el nombre de un diminuto festival, caótico y disparatado, que Robert Redford trataba de poner en marcha en un perdido lugar de Utah. Ahora la cita es portada de muchos periódicos y el lugar se llena de estrellas pero, en el viaje, hasta el mismo concepto de cine independiente ha cambiado por completo.

Un puñado de estrellas

¿Cine independiente el protagonizado por Robert de Niro, Richard Gere o Bruce Willis? Así es: el festival, que comenzó el jueves y que concluirá el 29 de enero, será el escaparate de más de 100 largometrajes procedentes de 31 países, con la presencia de los más célebres rostros de Hollywood.

Sundance será el escaparate de los últimos trabajos de Rodrigo Cortés y Stephen Frears Según el director de la muestra, John Cooper, "el cine independiente goza de muy buena salud". En su opinión, "la crisis económica ha derivado en un aumento de la creatividad", y el temor al derroche económico conlleva que las distribuidoras apoyen con más fuerza películas, en teoría, más pequeñas.

Pequeñas en cuanto a su presupuesto, pero no en lo que respecta a talento o intenciones. Por ejemplo, Sundance será el escaparate donde se presentará Red Lights, un thriller con tintes paranormales dirigido por el español Rodrigo Cortés (autor de la aplaudida Buried (Enterrado) en el que brillan nombres como los de Robert de Niro o Sigourney Weaver.

No son los únicos: Bruce Willis, Catherine Zeta-Jones, Rebecca Hall y Vince Vaughn protagonizan lo nuevo del británico Stephen Frears (autor de Las amistades peligrosas): Lay the Favorite. Richard Gere y Tim Roth dan lustre a Arbitrage. El galán Bradley Cooper cerrará el festival con la misteriosa The Words. Y realizadores del renombre de Spike Lee o Peter Jackson también lucen en la programación, con Red Hook Summer y West of Memphis, respectivamente.

Del fracaso al éxito artístico

Como cuenta Peter Biskind en el libro Sexo, mentiras y Hollywood: Miramax, Sundance y el cine independiente, el festival nació de la desesperación de Redford: tras invertir una fortuna en un centro de esquí en Salt Lake City, el clima acabó impidiendo su explotación turística. Pero el cine y la suerte han acabado dándole brillo al lugar: la solicitud de acreditaciones para el festival cada año es mayor, y la organización ha registrado en esta edición una subida de más del 5% respecto a 2011.