'Reflejos'
Una de las fotos de la serie 'Reflejos', de Ira Fox © Ira Fox

La idea es antigua: la fascinación por la vida al otro lado del espejo. El fotógrafo Ira Fox aprovechó el momento exacto para captar esa realidad inversa y reflejada, pero con toda la bullente ciudad de Nueva York como escenario.

Tras una violenta tormenta del pasado verano, las calles quedaron encharcadas. Fox, que paseaba con su cámara, no dejó pasar la oportunidad. "Hacía mucho calor y los charcos iban a desaparecer en pocas horas, así que me puse a hacer fotos", cuenta este experto culinario, músico y fotógrafo nacido en Nueva York y fervientemente enamorado de la ciudad.

La violenta luz del verano

El resultado es Reflections (Reflejos), una serie de imágenes en los que Nueva York aparece caleidoscópica, fragmentada y siempre cabeza abajo. La nítida superficie de los charcos mezclada con la violenta y limpia luz del verano son perfectas.

¿Por qué eligió los charcos para mostrar la ciudad?
Tuve suerte, fue una decisión intuitiva. Tras la tormenta me di cuenta de que la superficie de los charcos funcionaba como un tablero en el que se reflejaba la vida de una manera muy precisa y distinta. La gente salía en tropel tras el aguacero, iban de compras, caminaban... Me puse a hacer fotos de todo lo que tenía ante los ojos, pero reflejado en el agua ¡Estaba emocionadísimo!

Figuras dramáticas en un fondo roto de asfalto y aguaLa vida alternativa que está al otro lado del espejo ¿Eso quería captar?
Me propuse retratar a la gente como figuras dramáticas en un fondo roto de asfalto y agua.

¿Hizo las fotos por intuición o cerebralmente?
La intuición y la casualidad siempre juegan un papel muy importante en mis trabajos. Éste no fue la excepción.

¿Retocó las fotos?
Las invertí y reencuadré algunas para enfatizar la realidad alterada, pero nada más.

¿Qué mundo prefiere: el real o el de los charcos?
Prefiero la vida en los charcos. Las cosas reflejadas hacen que todo sea mágico y misterioso.