"Autorretrato, 1889"
El famoso autorretrato de Van Gogh fue la obra de arte elegida para hacer un remake por Seth Johnson Seth Johnson / Boooooooom

Remake es un término inglés de amplío uso en todo el mundo. Podría traducirse por 'nueva versión', pero también por 'adaptación' o 'refrito'. En cine y televisión es el pan de cada día: la reedición fidedigna, casi textual, de la trama de una película o serie del pasado.

Los sajones tienen palabras que matizan la idea: reimagine ('reimaginar', textualmente) tiene una connotación más creativa y se refiere a una suerte de reinvención inspirada en un original preexistente. Es decir, sin que se trate de una copia, sino de una obra nueva basada en el espíritu de otra.

Concurso fotográfico

La web canadiense Boooooooom, un portal de prestigio para los amigos del arte emergente y las nuevas tendencias, propuso a sus usuarios hace unos meses jugar al Remake. Se trataba de un concurso fotográfico que invitaba a hacer copias libres de cualquier obra de arte, sin que importase la época o el género.

Poned vuestra energía creativa en recrear y reorganizar la imagen Las únicas condiciones eran hacer el remake en fotografía, no añadir efectos de postproducción digital a la foto y limitarse al mundo del arte -no al diseño gráfico de carpetas de discos o cubiertas de libros, por ejemplo-. "Poned toda vuestra energía creativa en recrear y reorganizar la imagen. El trabajo debe ser anterior a la foto y no posterior", precisaban las bases.

También citaban, como mera referencia, la serie de la escritora y artista Miranda July en la que se caracterizaba como extra de películas muy conocidas.

Los participantes debían subir las fotos a la página de Facebook de Boooooooom y citar la obra de arte en la que se habían inspirado para hacer el remake. Los organizadores recibieron varias decenas de propuestas y han seleccionado a diez finalistas. La votación es abierta a los usuarios y se puede hacer online.

Entre la decena de finalistas, el ganador de los cuales recibirá una suite de software de diseño y tratamiento de imágenes, hay remakes muy serios y fieles al original (incluso de obras en apariencia tan complejas como cuadros clásicos de Caravaggio, Vermeer, El Greco o Velázquez), obras modernas (Frida Kahlo) y otras que juegan con descaro a la ironía, como la Gran Odalisca de Ingres recreada por un joven desnudo.