Personal sanitario en un quirófano.
Personal sanitario en un quirófano. ARCHIVO

Los abortos practicados en condiciones inseguras aumentaron un 5% entre 1995 y 2008, según un estudio publicado en la revista científica The Lancet en el que se han empleado datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hace cuatro años, el porcentaje de este tipo de interrupciones del embarazo, realizados sin los estándares médicos mínimos, fue del 49%.

Por cada 100.000 procedimientos inseguros llevados a cabo en 2008 se produjeron en todo el mundo 220 muertes, la mayoría en países pobres. Si lo comparamos con la cifra de muertes en Estados Unidos por interrupciones del embarazo, pero en condiciones seguras, la diferencia es abismal: fueron 0,6 mujeres por cada 100.000 abortos legales.

Aproximadamente, uno de cada cinco embarazos terminaron en aborto en 2008. La OMS destaca que se practican anualmente en mujeres de entre 15 y 19 años de países en desarrollo alrededor de 3 millones de interrupciones del embarazo sin las condiciones médicas apropiadas.

Por otro lado, la tasa global de abortos se estabilizó entre 2003 y 2008, según el estudio, con 29 y 28 interrupciones por cada 1000 mujeres -de entre 15 y 44 años-, respectivamente. La región con la tasa más alta de abortos es Europa Oriental, con 43 abortos por cada 1.000 mujeres en 2008; la región con la tasa más baja es Europa Occidental, con 12.

Reunión en Ginebra

El Comité Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), reunido esta semana en Ginebra, busca fórmulas para frenar el elevado número de primeros embarazos en edades tempranas. Las complicaciones en el embarazo y el parto son la primera causa de muerte de adolescentes de entre 15 y 19 años en los países pobres y en vías de desarrollo.

Los nacimientos de madres adolescentes representan el 11 % del total mundial, un porcentaje que aumenta hasta el 23 % cuando se contabilizan las dolencias y problemas de salud derivados de la gestación y el parto.

Por ejemplo, un 65% de las mujeres que sufren fístula obstétrica desarrolló esta dolencia durante la adolescencia, "con graves consecuencias para sus vidas, tanto física como socialmente", se afirma en el texto que estudian los delegados de la OMS. Además, existe un fuerte vínculo entre los embarazos en edad temprana y los abortos practicados en condiciones deficientes.

En 2008, según la OMS, hubo 16 millones de nacimientos de madres de entre 15 y 19 años, el 95% de los cuales ocurrió en países pobres y en vías de desarrollo.