Las dos tormentas más grandes del sistema solar chocarán en julio

La Gran Mancha Roja y el Ovalo BA, conocida también como "Roja Junior" por la NASA, son las dos tormentas más grandes del sistema solar, giran en torno a Júpiter y se están acercando poco a poco con lo que podrían colisionar a comienzos de julio, según informa la Agencia Espacial de EEUU.El efecto del choque podría ser una pérdida del color rojizo de Ovalo Ba, lo que aumenta la perplejidad de los expertos de la NASA, que todavía no saben por qué esa tormenta es roja.
Júpiter y sus dos tormentas. (NASA)
Júpiter y sus dos tormentas. (NASA)
NASA

Ambas tormentas están formadas por vientos que superan los 500 kilómetros por hora, aunque la Gran Mancha Roja dobla el tamaño del Ovalo BA y lleva girando alrededor de Júpiter desde hace cientos de años, mientras que el Ovalo BA nació hace poco más de un lustro. Según el cálculo realizado por el

Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA basándose en los datos facilitados por el
telescopio espacial Hubble, los extremos de una y otra se tocarán a principios de julio si siguen aproximándose al ritmo que lo hacen ahora.
Otros encuentros anteriores

Pese a que ambas tormentas se han
cruzado anteriormente en 2002 y 2004 sin que se haya observado ningún cambio en ellas, los científicos de la NASA sostienen que en esta ocasión el encuentro sí tendrá consecuencias porque en el último año la actividad del
Ovalo BA se ha intensificado.

Este aumento de velocidad en sus vientos ha provocado la aparición de un vórtice rojo en el interior de la tormenta, que entre 2000 y 2005 era un óvalo blanco similar a otras tormentas del sistema solar.

La excepción roja

Al chocar con la Gran Mancha Roja, Oval BA podría perder su tonalidad rojiza al quedar debilitada tras salir despedida hacia una corriente de aire del sur que sopla en sentido contrario al centro de rotación de la tormenta.

El color rojo de estas dos tormentas es una auténtica rareza en la galaxia, puesto que lo normal es que la estela sea blanca.

La NASA se muestra perpleja ante este color, que no saben si se deriva de la capacidad de estas dos tormentas para absorber materiales de la atmósfera de Júpiter; extrañeza que ha aumentado cuando han llegado a la conclusión de que la única consecuencia visible del choque es la pérdida de color rojizo de "Little Red", como se conoce a Ovalo Ba, apelativo que a partir de ahora pierde su razón de ser.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento