Demolida la última barrera de la presa de las Tres Gargantas
Reuters Reuters

La pared de 580 metros de largo y 140 metros de alto que estaba conectada con la rivera sur del río Yangtze, se cayó en 12 segundos en una serie de explosiones en las que se usaron 191,3 toneladas de explosivos situados debajo del nivel del agua, añadió.

Casi 190.000 metros cúbicos de fragmentos de cemento cayeron al río más largo de China, y los ingenieros calificaron la operación de un éxito completo que no provocará terremotos.

'La destrucción de la ataguía de cemento (...) no provocará desastres geológicos', aseguró Li Yong'an, administrador general de la Corporación de Desarrollo de las Tres Gargantas del Río Yangtze.

La ataguía, una pared que atajaba el paso del agua durante la construcción del dique y que permitía trabajar bajo el agua, supone que la mayor presa del mundo ha comenzado su trabajo de control de las inundaciones, explicó Xinhua, dos años antes de lo previsto.

La construcción de las Tres Gargantas - el mayor proyecto hidroeléctrico del mundo - se terminó el mes pasado, nueve años después de que comenzaran las obras.

Más de 100 personas han muerto durante las obras de un proyecto con un coste de 25.000 millones de dólares, indicaron medios estatales, y se ha desplazado o se tendrán que ir de sus casas 1,3 millones de personas.