-Estas son las cinco principales amenazas que sufre el planeta: 

1 Cambio climático.

El calentamiento lleva al límite a los ecosistemas. En zonas semiáridas, los efectos son más evidentes.

Por ejemplo, con las especies animales de alta montaña que, a diferencia de las que pueden migrar al norte, no tienen dónde escapar y acaban por extinguirse.

2 Cambios en el uso del suelo o alteraciones del hábitat.

Se refleja en la fragmentación del territorio, en el desarrollo de vías de comunicación y todas las acciones que dividen los sistemas naturales, contribuyendo a la disminución de áreas naturales y perjudicando a los sistemas medioambientales.

3 Sobreexplotación de los recursos.

El agua es el gran ejemplo. El nivel de explotación mundial es del 10%, pero hay zonas donde se excede.

En el norte de África y Oriente Medio, por ejemplo, la explotación es del 120%.

El ritmo de relleno de los acuíferos es menor que el de extracción. Además, el exceso de explotación se da en zonas muy habitadas y con poca agua.

4 Introducción de especies exóticas.

La globalización provoca, voluntariamente o no, el traspaso de especies animales o vegetales que pueden tomar el control o variar ecosistemas ajenos.

Un ejemplo es la invasión en aguas europeas del mejillón cebra desde los mares Negro y Caspio.

5 Contaminación.

Los efectos de la emisión de gases de efecto invernadero sobre el medio natural y el ser humano son muy conocidos y lograron hace años el consenso mundial, salvo importantes excepciones, a través del Protocolo de Kioto. Es necesario avanzar y es posible mejorar.

-Y Estos son los diez grandes problemas medioambientales que sufre España:

1 Escasez de agua.

Su consumo cada vez es mayor y no se gestionan políticas para disminuir su consumo.

Los embalses se encontraban la semana pasada al 57,4% de su capacidad, dos puntos menos que el año pasado.

2 Incendios y deforestación.

El 90% de fuegos, que en 2005 arrasaron 177.333 hectáreas, son provocados por el hombre y la desaparición de bosques primarios (no alterados por la actividad humana) es fruto, entre otras causas, del desarrollo urbanístico.

3 Construcción masiva.

Mientras la población aumentó en los últimos años un 4%, el territorio urbanizado lo hizo un 25%.

4 Extinción de especies.

Como es el caso del lince, la foca monje del Mediterráneo, el oso pardo o el águila imperial.

5 Emisiones de CO2.

La mejora de las carreteras favorece el uso del vehículo privado, aumentando así las emisiones de gases de efecto invernadero.

6 Centrales térmicas.

Principal fuente de dióxido de carbono. De llevarse a cabo los 52 proyectos de centrales, crecerían en varios millones de toneladas sus emisiones.

7 Riesgo nuclear.

Tras el cierre de la central de Zorita, aún quedan ocho en marcha, muchas en escasas condiciones de seguridad.

8 Transgénicos.

Somos el único país de la UE que cultiva alimentos modificados genéticamente de forma comercial.

Es una amenaza al ecosistema a la que dedicamos 60.000 hectáreas de tierras de cultivo.

9 Material residual.

Entre 1996 y 2003 se generó un 40% más de basuras, de las que el reciclaje sólo recupera el 11%.

10 Costas.

El 90% del litoral sufre problemas de erosión costera y los cambios climáticos producen mejores condiciones para la desertización.