El delegado territorial de la Junta, Jesús García Galván, pidió ayer a los ciudadanos de Valladolid que este verano opten por hacer tortillas o empanadas antes que barbacoas, para evitar «que se quemen los montes». García Galván indicó que el 53% de los incendios que se produjeron entre 1998 y 2005 son por negligencias del hombre y subrayó que, de ellos, el 9% fueron por hogueras o barbacoas en el campo.

Estas fogatas, en zonas habilitadas, están permitidas por la normativa vigente que rige desde 2003. Sin embargo, el Gobierno central «tiene pensado modificarla» dentro de poco.

Sin ir más lejos, el pasado verano decretó la prohibición de hacer cualquier barbacoa, aunque esa limitación caducó en el mes de noviembre.

Otras causas

La mayor causa de los incendios provocados por la negligencia del hombre la encontramos en la agricultura, el 45% del total.

Las chispas que producen las cosechadoras o la quema de rastrojos son las culpables.

En segundo lugar se sitúan las colillas de los fumadores, un 13%, seguidas de las citadas barbacoas, de la quema de basuras (8%), de la quema de pastos (6%) y de los escapes en los vertederos.

2006, mal año

Los responsables de la Junta, que ayer se reunieron con el resto de administraciones para preparar el dispositivo contraincedios de este verano, explicaron que las condiciones medioambientales que se dan «son peores» que las del pasado año. «Por eso es necesario que todos los ciudadanos tengan mucha precaución», indicó García Galván.

Personal antifuegos

En Valladolid, 237 personas, 30 más que en 2005, lucharán por evitar los incendios. El operativo ya se ha puesto en marcha y estará activo hasta el 30 de septiembre, aunque se puede prolongar.

Prohibiciones y recomendaciones

Los vehículos: No pueden circular por las pistas forestales.

Hogueras: Salvo en las zonas habilitadas, no se puede hacer fuego a menos de 400 metros del perímetro de un monte (el domingo se produjo el primer incendio en Santovenia por una fogata).

Basuras: Está prohibida su quema.

Agricultura: Piden a los agricultores mucha precaución a la hora de llevar a cabo cualquier labor en el campo.

Limpieza: Recomiendan a los ciudadanos limpiar las zonas de vegetación seca que se encuentren en los entornos de las viviendas para evitar sustos.