Jesús Cascajero
Jesús Cascajero junto a su esposa a su llegada al aeropuerto de Barajas procedentes de Roma. Javier Lizón / EFE

Jesús Cascajero es uno de los 177 españoles que viajaban el buque 'Costa Concordia' que encalló la noche del viernes frente a la isla de Giglio. Nos atiende al teléfono, desde su casa de Chiloeches (Guadalajara), pero tiene prisa porque se va al médico y quiere olvidar cuanto antes la pesadilla que vivió.

Cascajero, que había contratado el crucero para él y para su mujer "para desconectar, después de un año complicado", lo recuerda como "un mal sueño. Pensé que en el siglo XXI no podía pasar algo así".

Cada uno se buscaba la vida como podía

Cascajero ya ha regresado a España desde Italia con el único equipaje de una bolsa de plástico y explica que durante casi una hora la tripulación les insitía en que se trataba de "un fallo eléctrico en un generador" y "no pasaba nada".

Después el sonido de las sirenas llamando a la evacuación desató el caos y el 'sálvese quien pueda'. "Cada uno se buscaba la vida como podía. La tensión era muy grande, veíamos que el barco sin inclinaba, pero nosabíamos si se iba hundir del todo o no", dice. "Te viene a la cabeza una película, un mal sueño, oyes chillar a la gente, ves a todos perdiendo los nervios..." resopla.

Entonces desconocían que estaban muy cerca de la costa, en una zona relativamente poco profunda. La falta de indicaciones por parte de la tripulación, incrementó el confusión. "No se había hecho ningún simulacro de evacuación en caso de accidente", dice Cascajero (este extremo no ha podido ser confirmado por 20minutos.es).  "Nosotros íbamos juntos un grupo de 7 personas que, aunque teníamos camarotes separados, nos llevábamos bien y pasábamos el rato juntas. Uno de ellos tenía mucha experiencia de cruceros anteriores y nos indicó cómo subir a otros pisos y llegar hasta los botes. Nos metimos todos es uno".

Te viene a la cabeza una película, un mal sueño

A pesar de la experiencia, Cascajero, que durante años fue alcalde de Chiloeches, no descarta embarcarse en otro crucero dentro de un tiempo: "Estamos vivos y realmente los cinco días antes del accidente lo habíamos pasado fenomenal. Hay que seguir viviendo con alegría... esto es como el que se pega un trastazo con un coche".

Derecho a recuperar lo abonado

Según la organización de consumidores Facua, los pasajeros tienen derecho a recuperar lo abonado por el crucero y el transporte, así como todos los gastos ocasionados como consecuencia del accidente, como la comida, alojamiento o bienes de primera necesidad, más una indemnización por sus equipajes perdidos.

Facua, que ha puesto a disposición de los afectados un teléfono de asesoramiento 954 90 90 90, recomienda que reclamen las correspondientes indemnizaciones a las agencias de viajes con las que contrataron el paquete de desplazamiento+crucero, como establece la ley. Los usuarios que sólo contrataran con la agencia de viajes el crucero, tendrán que reclamar directamente a la responsable del mismo, Costa Cruceros.